La lluvia de estrellas Eta Acuáridas, procedente de la estela del cometa Halley, alcanzará su punto máximo este sábado 6 de mayo, cuando serán visibles en horas nocturnas unos 30 meteoros por hora.

Los meteoros Eta Acuáridas son conocidos por su velocidad. Estos meteoros viajan rápidamente a unos 66 kilómetros por segundo en la atmósfera terrestre. Pueden dejar brillantes estelas que duran varios segundos a minutos. La Luna, en cuarto creciente, complicará la visión este año.

Las Eta Acuáridas se pueden ver en los hemisferios norte y sur durante las horas previas al amanecer. El hemisferio sur es preferible para ver este fenómeno. El Hemisferio Norte tiene una tasa horaria de sólo 10 meteoros. Esto se debe a la ubicación de visualización del radiante desde diferentes latitudes.

La constelación de Acuario -hogar del radiante de las Eta Acuáridas- está más arriba en el cielo en el hemisferio sur que en el hemisferio norte. En el hemisferio norte, los meteoros de las Eta Acuáridas se pueden ver más a menudo como 'rasantes', largos meteoros que parecen rozar la superficie de la Tierra en el horizonte, informa la NASA.

Las piezas de desechos espaciales que interactúan con nuestra atmósfera para crear las Eta Acuáridas se originan desde el cometa 1P/Halley. Cada vez que Halley regresa al sistema solar interior, su núcleo arroja una capa de hielo y roca al espacio. Los granos de polvo se convierten en las Eta Acuáridas en mayo y en los Orionidas en octubre si chocan con la atmósfera de la Tierra.