Todo está listo en Kiev para una nueva edición de Eurovisión, festival de la canción que celebra este año su 62ª certamen. La capital ucraniana es sin duda una de las ciudades más eurovisivas del continente. Ya fue sede de este festival en 2005, cuando se celebró el 50 aniversario del concurso, y ha albergado también entre sus calles las ediciones del Festival de la Canción de Eurovisión Junior en 2008 y en 2013.

Este año la atención de los 'eurofans' se centrará en Kiev los próximos días 9 y 11 de mayo, cuando se celebrarán las dos semifinales, y sobre todo el sábado 13, momento en el que tendrá lugar la gran final del concurso. ¿Qué pueden ver y conocer los participantes más curiosos de Eurovisión? Kiev tiene mucho que mostrar.

Dividida por el Dniéper
Kiev crece a los dos lados del río Dniéper, una condición que afecta a la vida de la ciudad y a su clima. El Dniéper ejerce de eje de la ciudad y cinco puentes lo cruzan en el centro urbano sin interrumpir su paso hacia el mar Negro.

La ciudad de las catedrales
Kiev fue el centro histórico cultural de la civilización eslava oriental y el de la cristiandad ortodoxa, algo que se refleja en sus principales monumentos arquitectónicos, la catedral de Santa Sofía y el Monasterio de las Cuevas (Kiev-Pechersk Lavra), ambos declarados como dos de las siete maravillas de Ucrania y el segundo también como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero además de estos templos, la ciudad también alberga diversas iglesias ortodoxas de gran belleza entre las que destaca la de San Andrés, un templo ortodoxo autocéfalo construida en 1754 y diseñada por el arquitecto italiano Bartolomeo Rastrelli.

Otro monumento icónico es el Monasterio de San Miguel de las Cúpulas doradas, un templo construido en la parte alta de la ciudad y que ofrece unas panorámicas increíbles del barrio de Podol. El monasterio, que data de la edad media aunque se fue ampliando en distintos siglos, lo que explica la mezcla de estilos, fue destruido en los años 30 por los rusos y reconstruido tras la independencia de Ucrania. Una última recomendación en la ruta de templos es la catedral de San Pantaleon, en el barrio de Theophania, una construcción de estilo neobizantino levantada entre 1905 y 1912.

Plaza de la Independencia
La Plaza de la Independencia es el corazón de Kiev, un lugar que tradicionalmente ha sido el punto de reunión de muchos jóvenes, para disfrutar durante los meses menos gélidos del ocio nocturno de la ciudad en los distintos restaurantes, clubes y cafés. La plaza enlaza con la calle Jresshchátyk, la principal arteria de la capital en la que se encuentran los edificios más emblemáticos para la sociedad capitalina como la Bolsa o el ayuntamiento.

La Madre Patria
La estatua de la Madre Patria es uno de los iconos de Kiev. Integrada en el museo de la Gran Guerra Patria, esta escultura de 62 metros de altura situada al lado del río Dniéper y tiene un gran valor histórico para la ciudad.

El metro de Kiev
La estación de Arselana, en el centro de la ciudad, está 105.5 metros de profundidad, convirtiéndose así en una de las estaciones de metro más profundas del mundo.