Los pisos turísticos parecen el negocio del lustro. Que se lo digan a los fondos de inversión. El sector hotelero está seriamente preocupado y en guerra contra los excesos de este tipo de alojamiento, que muchas veces –en manos de auténticas empresas– no tiene nada de economía colaborativa. Y sin embargo, o tal vez por ello, la inversión en hoteles aumenta.

Según datos de la consultora CBRE Hotels, la inversión en activos hoteleros en España ascendió a 710 millones de euros hasta marzo, casi un 35% más que en el mismo periodo de 2016. Entre enero y marzo cambiaron de manos 44 activos, incluidos hoteles, apartamentos turísticos, apartahoteles, y solares y edificios adquiridos para uso hotelero. De los 44 activos, un 55% pertenece al segmento urbano y un 45% al vacacional.

Madrid aglutina más del 40% del volumen total invertido, mientras que el 27% corresponde a Barcelona, donde se han registrado cinco transacciones de hoteles pese a la moratoria decidida por el Ayuntamiento. Baleares, Canarias y la Costa del Sol suman un 19% de la inversión total.

Un 40% de la suma desembolsada procede de inversores privados, otro 40% de inversores institucionales –bancos, fondos y socimis (sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria– y el resto de cadenas y gestores hoteleros. El 45% de la inversión corresponde a operaciones en las que el comprador se convierte en gestor del establecimiento y el 55% restante a inversores que ceden la gestión al operador anterior o a uno nuevo.

Baleares, Canarias y Costa del Sol suman un 19% de la inversiónEl director de CBRE Hotels en España, Jorge Ruiz, explica que actualmente “hay en curso importantes operaciones de compraventa que a buen seguro van a generar un volumen de inversión muy relevante, en línea con los dos últimos años”. Entre las principales operaciones registradas en el primer trimestre destacan la venta del 50% del Centro Canalejas por parte de OHL y el Grupo Villar Mir; la compra del Hotel Velázquez por parte del grupo Didra; y la adquisición del NH Manzanares.

En Barcelona, destacan las ventas de los hoteles Silken Diagonal Barcelona y Generator Barcelona, que suman más de cien millones. También se han registrado operaciones de compraventa de portfolios, entre ellas la protagonizada por el grupo Portobello, que compró en marzo un 95% de la cadena hotelera Blue Sea Hotels&Resorts.