Reza Parastesh ha sido bautizado como el Lionel Messi iraní. El parecido físico es ya de por sí impresionante, pero, además, este estudiante de 25 años empezó a lucir el mismo pelo y barba para parecerse más aún. Así, no es de extrañar que haya acaparado las miradas de todos los ciudadanos del país... y también de la policía.

El pasado domingo, una multitud en Hamedán, una ciudad al suroeste de Teherán, paró el tráfico. El motivo no fue otro que la presencia de Parastesh en el lugar. Los vecinos de la zona, pensando que se trataba del mismísimo jugador del Barça, detuvieron a los vehículos y obligaron a la intervención policial. Los agentes, ante la avalancha de seguidores que trataban de hacerse fotos con él, le trasladaron a comisaría y confiscaron su coche para dispersar a la legión de fans. 

Me alegra hacerles felices, me da energía"Ahora la gente me llama el Messi de Irán y me pide que imite todo lo que hace. La gente al verme se sorprende mucho. Me alegra hacerles felices, me da mucha energía", según comentó a AFP.

Alcanzó la fama hace unos meses, cuando su padre, también un apasionado del fútbol, subió una imagen de su hijo vestido con la camiseta del número 10 del Barcelona. "Las envié y al día siguiente me llamaron para hacerme una entrevista".