El precio de la vivienda terminada (nueva y usada) subió un 2% en abril en relación al mismo mes del año pasado, según el índice Tinsa IMIE. De este modo, acumula un descenso del 39,9% desde los máximos alcanzados en 2007, antes de la crisis.

El crecimiento del precio de la vivienda registrado en el cuarto mes del año se debe al impulso registrado en las capitales y grandes ciudades, con un incremento del 6,1% en el último año, y de Baleares y Canarias, con un crecimiento del 4%, siendo las zonas que más han aumentado sus precios desde abril de 2016.

El descenso acumulado desde los máximos de 2007 es del 40%Otra de las zonas que mantiene sus precios por encima de los de hace un año es la costa mediterránea, que se revalorizó un 1,3% en tasa interanual en abril. Por el contrario, las áreas metropolitanas y el resto de municipios siguen con valores medios inferiores a los de hace un año y registraron caídas interanuales del 2,6% y un 1,4%, respectivamente.

Según Tinsa, el descenso acumulado del precio de la vivienda terminada respecto a los niveles máximos alcanzados a finales de 2007 se sitúa, por segundo mes consecutivo, por debajo del nivel del 40%.

Baleares y Canarias es donde menos ha descendido el precio medio desde máximos (-27,8%), lo mismo que en las localidades más pequeñas (resto de municipios), con una caída del 36,7%. El mayor ajuste acumulado de precios se encuentra en la costa mediterránea (-46%), seguida de cerca por las áreas metropolitanas (-45,9%) y las capitales y grandes ciudades (-41,7%).