El actor estadounidense Michael Parks, que apareció en varios filmes de los cineastas Quentin Tarantino y Kevin Smith, murió este miércoles a los 77 años.

Fue Smith quien informó del fallecimiento de Parks a través de un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Instagram, en el que aseguró que el artista fue "el mejor actor" que había conocido.

Nacido en la ciudad californiana de Corona, Parks comenzó su carrera profesional en el mundo de la televisión en series como Then Came Bronson.

'Abierto hasta el amanecer'

Su trayectoria estuvo marcada por papeles esporádicos y discretos para la pequeña y la gran pantalla hasta que en los años 90 y la primera década de este siglo los directores Robert Rodríguez, Quentin Tarantino y Kevin Smith le rescataron para el público general.

De esta manera, Parks apareció en las películas Abierto hasta el amanecer (1996), Kill Bill: Volumen 1 (2003), Kill Bill: Volumen 2 (2004), Grindhouse (2007), Death Proof (2007), Planet Terror (2007), Red State (2011), Django desencadenado (2012) y Tusk (2014).

Gracias a su interpretación en Red State de Kevin Smith, Parks ganó el premio al mejor actor en el Festival de Cine Fantástico de Sitges (España) en 2011.