La temporada de piscinas arrancó el pasado sábado en la ciudad de Madrid. La climatología ha impedido hasta ahora que los madrileños acudan en masa a darse los primeros chapuzones antes del verano. Sin embargo, la inestabilidad meteorológica ha venido bien a muchos vecinos, sobre todo para los residentes de Arganzuela, Latina, Carabanchel, Moratalaz y Villaverde, ya que en sus distritos aún no están abiertos estos recintos.

De las 22 piscinas municipales que se abrirán este año, un total de seis permanecen cerradas, aunque está prevista su apertura en próximas fechas. En concreto, las instalaciones deportivas de Peñuelas (Arganzuela), Aluche (Latina), La Mina (Carabanchel), La Elipa (Moratalaz) y Plata y Castañar (Villaverde) no se abrirán hasta que no finalicen las obras que se están llevando a cabo. El caso de la piscina de Moratalaz (Moratalaz) es distinto: no está disponible porque su programación deportiva no ha acabado.

"Las obras que se están realizando afectan a vestuarios, vasos de piscinas y jardineria. Hay que tener en cuenta que estas instalaciones tienen bastantes años", señalan fuentes municipales, que explican que los trabajos que afectan exclusivamente al vaso de las piscinas se centran en la reparación de grietas. Las mismas fuentes adelantan que en el caso de las instalaciones de La Mina y La Elipa su apertura se producirá el próximo día 20. El resto irá abriendo en fechas sucesivas.

Como novedad, esta temporada se alargará hasta el 17 de septiembre, dando una semana más de servicio que el año pasado, y un mes más que hace dos años. "La propuesta de la ampliación del servicio de piscinas se enmarca en el conjunto de medidas, algunas de ellas ya puestas en marcha, para conseguir la mejora de la oferta deportiva municipal y facilitar al mayor número de ciudadanos la práctica deportiva y el ejercicio físico", asegura el Ayuntamiento de Madrid en una nota informativa. 

El servicio de piscinas al aire libre o de verano, intentará esta temporada superar 1.400.000 usos, y algunos recintos, como los de los centros deportivos Vicente del Bosque, La Elipa o Casa de Campo, atenderán más de 100.000 asistencias durante los meses de verano.

Las tarifas se congelan

En cuanto a los precios de entrada, el Consistorio ha decidido mantener los mismos de 2016, cuando el Gobierno municipal rebajó las tarifas hasta un 25%. De esta forma, los precios para adultos seguirán siendo de 4,50 euros y para jóvenes —hasta los 26 años— de 3,60 euros.

La entrada infantil costará 2,70 euros  y las personas mayores pagarán 1,35 euros. Estas tarifas se rebajan notablemente utilizando el Bono Multiuso o el Abono Deporte Madrid. Por último, las personas desempleadas, que tienen una reducción del 70% de descuento en la entrada a la piscina en los días no festivos, podrán utilizarla todo el día, al igual que el año pasado.

Junto a las piscinas, el Programa deportivo de Verano se completa con la oferta de campus deportivos (cursos intensivos de entre 1 y 6 horas diarias de lunes a viernes) cursos de natación (con sesiones de treinta de minutos de lunes a viernes) y polideportivos (4.500 plazas), psicomotricidad y otras actividades acuáticas, cuyo plazo de inscripción ya está abierto para todas las edades, según la actividad.