El Cabo de Gata es una de las zonas costeras más bellas de todo el Mediterráneo. Sus indudables atractivos naturales y su benigna climatología han convertido este rincón de la provincia de Almería en uno de los destinos turísticos más apetecibles de Andalucía.

Fue el primer espacio marítimo-terrestre protegido de Andalucía. Y ese hecho resulta fundamental. Que este paraje pasara en 1998 a ser el Parque Natural Marítimo-Terrestre de Cabo de Gata-Níjar ha supuesto su protección y –sabiendo cómo se las gasta el turismo inmobilario– su salvación. Hoy, casi 50.000 hectáreas son del parque.

Estamos en un ecosistema de los más áridos de Europa y también reconocido internacionalmente como Reserva de la Biosfera y Geoparque. No hay invierno climático y acoge los 50 kilómetros de costa acantilada mejor conservada del litoral mediterráneo. Por eso todo el mundo quiere pisar las playas del Cabo de Gata, aunque no sean kilométricas o por eso mismo.

Los Muertos (Carboneras)
Un kilómetro de playa, con aguas cristalinas y pequeña piedrecitas blancas. Para acceder a este playa hay que caminar unos minutos por un sendero pedregoso de unos 700 metros y con bastante desnivel. No hay servicios, por lo que hay que llevarse todo lo necesario para pasar la jornada de playa y contar con que hay que volver –cuesta arriba– con todos los residuos que se generen. El espectáculo natural para la vista es único, siempre que no se mire a la izquierda, donde se divisa la central térmica de Carboneras.

Los Genoveses (San José)
Es una bahía de playa de dunas y arena fina de más de un kilómetro, con una entrada en el agua muy progresiva, por lo que resulta ideal para las familias, siempre y cuando no sople el viento. Los días de Levante, no obstante, suelen ser aprovechados por los amantes de las olas para practicar windsurf. Es otra playa virgen, con acceso restringido de vehículos privados para evitar la masificación, aunque se puede llegar en transporte público o andando –está un kilómetro del núcleo urbano–.

Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar tiene casi 50.000 hectáreasEl Playazo (Rodalquilar)
Flanqueada por el Castillo de San Ramón, El Playazo es una playa a tres kilómetros del municipio de Rodalquilar. Arena fina, fácil acceso, aguas tranquilas la convierten en un lugar muy requerido por las familias para pasar el día de playa, especialmente por las naturistas.

Playa de San Miguel
Es una de las escasas playas urbanas del Cabo de Gata, que ocupa los dos kilómetros y medio de la barrida de San Miguel, con servicios de vigilancia, duchas, pasarelas de acceso y facilidades para las  personas con movilidad reducida. También hay chiringuitos. Cuenta con bandera azul. Y muy cerca se puede disfrutar de las vistas desde el faro.

Otras playas recónditas

La Cala del Plomo es un recóndito pedazo de paraíso al que se accede por una pista forestal, de arena fina, fácil  de llegar en coche, por lo que suele haber caravanas o furgonetas estacionadas. Muy cerca está la Cala de Enmedio, que ha sido calificada como uno de los diez lugares más bellos de España.

Desde la Cala del Plomo se puede llegar andado a la Cala de San Pedro, a la que normalmente se accede en barco desde Las Negras o andando. En la playa de San Pedro hay una comunidad que reside allí todo el año, desconectadoa de la modernidad. Cuenta con una fuente natural de agua potable, que han permitido vivir a sus habitantes en cierto aislamiento.