Los satélites Sentinel-1 del programa Copernicus han detectado una rápida aceleración del movimiento del glaciar Negribreen, uno de los glaciares del Ártico situado en la isla noruega de Spitsbergen, en el archipiélago de Svalbard.

Este ha experimentado recientemente un aumento en la velocidad de avance de su superficie helada, que en el transcurso del invierno ha pasado de uno a 13 metros por día, informó hoy en una nota de prensa la Agencia Espacial Europea (ESA).

Se trata del fenómeno conocido como surge, en el que una gran cantidad de hielo se desplaza súbitamente y en muy poco tiempo hasta sus límites.

Aunque aún no se comprenden exactamente las causas, se cree que podrían deberse a cambios en la cantidad de calor o agua en las capas inferiores de los glaciares, según las mismas fuentes.

La última vez que el Negribreen experimentó este fenómeno de avance súbito fue en los años treinta del siglo pasado, cuando se documentó mediante fotografías aéreas.

En aquella ocasión, el glaciar se desplazó en un año casi 12 kilómetros hacia el fiordo. Desde entonces, el límite del glaciar ha ido retrocediendo constantemente, con grandes desprendimientos de icebergs.

"En julio de 2016 comenzó este último salto en la velocidad, que ha ido incrementándose desde entonces, incluso durante los fríos meses de invierno", detalla la ESA.

Sentinel-1 es una misión compuesta por dos satélites y forma parte del programa de vigilancia medioambiental europeo Copernicus.