El PSOE de Boadilla del Monte (Madrid)ha denunciado "graves distinciones" entre sexos en la aplicación de las normas internas del instituto Ventura Rodríguez, en este municipio.

Según la formación política, en la oposición en el Ayuntamiento de la localidad, la pasada semana una alumna del centro "fue apercibida" por personal docente por su supuesta "vestimenta provocativa".

A continuación, según los socialistas, la dirección de este Instituto envió un e-mail a todos los padres "recordando la prohibición" de la visibilidad de "ropa interior sobre la ropa exterior en el instituto".

"Para protestar por esta grave distinción machista, grupos de alumnas pusieron carteles reivindicando el derecho a la igualdad entre sexos, ya que si se recrimina la visibilidad de la ropa interior femenina sobre la exterior, también debería recriminarse a los jóvenes, que según moda y desde hace varios años, los chicos muestran sus calzoncillos llevando el pantalón a media cadera y que profusamente promocionan famosos futbolistas", añaden desde el PSOE.

Según los socialistas, estos hechos han sido también reivindicados a través de una pintada con un "claro mensaje protesta" por esta "represión sexista que sufren las alumnas", en el que decía: "Se empieza prohibiendo pantalones cortos y se acaba culpándonos de ser violadas".

Desde el PSOE han denunciado también la "injerencia" del Ayuntamiento de la localidad "presidido por el conservador y ultracatólico Antonio González Terol" para "ocultar" la protesta y "procurar la eliminación casi inmediata" de la pintada.

"Reglamento interno"

Fuentes de la Consejería de Educación consultadas por Europa Press, han señalado al respecto de la denuncia de los socialistas que las recomendaciones sobre indumentaria "forman parte del reglamento interno del centro".

Por su parte, fuentes municipales han señalado a Europa Press que el Ayuntamiento "no tenía conocimiento alguno" del conflicto originado en el IES Ventura Rodríguez y la actuación de limpieza de la brigada "nada tiene que ver con el mismo". "Los institutos del municipio son autónomos y no tenemos competencias para entrar en este tipo de situaciones", han subrayado.

Así, han explicado que la brigada antigrafitis del Ayuntamiento de Boadilla del Monte ha actuado "del mismo modo que lo hace ante cualquier pintada" que se haga en el municipio, "independientemente del contenido que tenga la misma".

"Desde el momento en que la propia brigada detecta el grafiti en alguno de sus recorridos o recibe un aviso de su existencia procede inmediatamente a su eliminación, más siendo como en este caso un edificio público", han añadido.

Finalmente, han puntualizado que en Boadilla se limpian unos 10.000 grafitis al año, una media de 40 al día, y que "esta ha sido una actuación más". "Nunca entramos a valorar los mensajes que se transmiten a través de determinadas pintadas. En todos los casos se trata de una infracción castigada en nuestras ordenanzas municipales", han concluido.