La actriz Aitana Sánchez Gijón y Celia Oroz, viuda de Bigas Luna, han sido las encargadas este lunes de descubrir la placa de la avenida dedicada al cineasta y la estrella que recuerda su película Jamón, jamón, justo a la entrada del futuro Museo del Jamón de Calamocha (Teruel).

De este modo la localidad con la que el cineasta catalán llevaba más de veinte años vinculado ha querido homenajear a este "hombre del Renacimiento" como le ha calificado la amiga y actriz Aitana Sánchez Gijón. Así, en declaraciones a los medios de comunicación la actriz lo ha descrito como un hombre "que lo abarcaba todo; el amor a la vida, al buen comer, al jamón, a la tierra....".

La estrecha relación que mantenía con el cineasta fallecido, padrino de su hijo, le anima a participar en cualquier homenaje que recuerde su figura y ha calificado esta iniciativa como "una de las más bonitas" que se han puesto en marcha para recordarle.

Ha destacado de él que era "un visionario porque le oías decir unas cosas que luego inexorablemente se han ido cumpliendo" aunque al escucharlas al principio se pensara que eran "ocurrencias". "Tenía ideas brillantes" que siempre se caracterizaron porque estaban relacionadas con "la modernidad y con una visión de futuro".

Él imaginó un Museo del Jamón como el que pronto se inaugurará en Calamocha, "un proyecto que empezó hace veinte años como un divertimento", ha dicho su viuda hoy, quien se mostraba emocionada por el homenaje de esta "tierra preciosa" a la que la familia se siente muy unida.

El cineasta comenzó su relación con esta tierra gracias a unos amigos que le invitaron por primera vez

El cineasta comenzó su relación con esta tierra gracias a unos amigos que le invitaron por primera vez, presentes en el acto, y desde entonces siempre mantuvo la relación con este rincón de la provincia.

Luna aportó ideas al Museo del Jamón de la localidad, del mismo modo que contribuyó de manera altruista en promocionar el jamón de Teruel, como ha recordado el alcalde de Calamocha, Manuel Rando. Por ello, la avenida que lleva el nombre del director es la que da acceso al museo y justo en la entrada, donde comenzará la visita, se ubica la estrella mudéjar acompañada por el nombre del cineasta y de una de sus películas más emblemáticas, Jamón, jamón.

El alcalde ha dicho además que no se descarta incluir entre los contenidos del museo decorados de la famosa película sobre el pernil, pero ha invitado a visitar el centro a partir del próximo mes para saberlo.

El museo está construido en un edificio que emula las casas solariegas de la zona, y con el equipamiento buscan realizar un repaso por la historia de la cultura tradicional de esta zona rural turolense y la industria cárnica.

Según ha explicado Francisco Martín, del Centro de Estudios del Jiloca que se dedica al equipamiento del museo, la muestra quiere homenajear a las mujeres que se encargaban tradicionalmente de curar los jamones, y "como transmisoras de la cultura del mundo rural". Las herramientas y utensilios que ilustran esta parte del museo proceden sobre todo de donaciones particulares que ahora se están restaurando y en la segunda planta se ofrecerá la información de la industria cárnica actual, con gran peso en la economía de la zona.