El juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional ha establecido una fianza de 400.000 euros para Francisco Granados, supuesto cabecilla de la trama Púnica, con la que podrá abandonar la prisión provisional, situación en la que se encuentra desde 2014.

En la resolución, que adelantó la Cadena Ser, el juez explica que toma esta decisión a la vista de que ya ha practicado los últimos registros en la causa (los de Arpegio-Prisma), lo que disminuye el riesgo de destrucción y desaparición de pruebas. Además, añade que ya se ha levantado el secreto que pesaba sobre la pieza que faltaba y también sobre parte de otras causas (Lezo).

También, a juicio del magistrado, ha disminuido el riesgo de fuga ante el hecho del tiempo transcurrido, al tiempo que considera positivo que Granados pueda acudir "en otras condiciones" al primer juicio oral de esta causa: el del caso Talamino, el chivatazo de la investigación.

No obstante lo anterior, al no haber desaparecido por completo los riesgos aludidos el juez considera proporcional acordar la libertad de Granados una vez depositada la cantidad de 400.000 euros en metálico.

En caso de depositar la fianza, Granados deberá comparecer ante el juzgado central de instrucción 6 o el más cercano a su domicilio los días 1 y 15 de cada mes, facilitar número de teléfono y correo para ser localizado de forma permanente, fijar domicilio y tiene prohibido salir del territorio nacional sin autorización judicial.