La red social Facebook afirmó este jueves que la compañía actuó "de buena fe", aseguró que sus "errores" no fueron "intencionados" y que trató de "proporcionar información precisa en cada momento" a la Comisión Europea (CE), que le impuso una multa de 110 millones de euros.

"Hemos actuado de buena fe desde el principio de nuestra interacción con la CE y hemos tratado de proporcionar información precisa en cada momento", afirmó un portavoz de la red social a través de un comunicado.

Añadió que "los errores" cometidos en 2014 en las solicitudes enviadas a la CE "no fueron intencionados" y que "la CE ha confirmado que no afectaron al resultado de la evaluación de la adquisición". "El anuncio de hoy pone fin a este asunto", zanjó el portavoz.

La CE multó con 110 millones de euros a Facebook por proporcionar información "incorrecta o engañosa" durante la investigación que abrió en 2014 por la adquisición de la aplicación móvil de mensajería WhatsApp.

La CE argumenta que cuando Facebook notificó la adquisición de WhatsApp en 2014, la sociedad informó a la CE de que "no estaría en medida de establecer de manera fiable la correspondencia automática entre los usuarios de Facebook y los de WhatsApp".

Sin embargo, en agosto de 2016, WhatsApp anunció una actualización de sus condiciones y de su política de confidencialidad, incluida la posibilidad de asociar números de teléfono de los usuarios de WhatsApp a sus perfiles de Facebook.

En diciembre, la CE expuso a Facebook su preocupación e identificó que, contrariamente a lo que había declarado Facebook en 2014, la posibilidad técnica de conectar las identidades de los usuarios en Facebook y WahtsApp ya existía y que los empleados de la red social estaban al corriente de esta posibilidad.