Los Mossos d'Esquadra han evitado el matrimonio forzado de una joven de 19 años nacida en Marruecos, de nacionalidad española y residente Vilanova i la Geltrú (Barcelona), con un hombre de 33 años de nacionalidad marroquí y que vive en Francia, que debía celebrarse el pasado sábado en Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

Según ha informado la policía catalana, la joven ya había contraído matrimonio con este hombre en Marruecos hacía unos días, aunque exceptuando el día de la boda solo habían mantenido contacto telefónico, y su familia había organizado una segunda boda civil en Vilanova tras la que la chica debía irse a vivir con él a Francia.

Unos días antes del enlace, la joven acudió junto a su hermana de 16 años ante la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) para poner en conocimiento la situación.

La DGAIA ha asumida la tutela de la hermana menorLa DGAIA decidió asumir la tutela de la hermana menor y recomendó a la joven que denunciara los hechos ante los Mossos d'Esquadra, aunque ésta dudó ya que su familia contactó con ella para pedirle que volviera porque su madre no se encontraba bien y con la promesa de que permitirían que se divorciara.

Finalmente denunció los hechos ante la policía catalana el día siguiente, y el juez decretó una orden de alejamiento de un kilómetro para sus padres, que no pueden comunicarse con ella.

La joven, que llegó a España procedente de Marruecos a los cuatro años y tiene otros dos hermanos menores, se encuentra ahora en la misma casa de acogida en la que está su hermana.