En su intervención, el jefe del Ejecutivo autonómico ha señalado que "este Gobierno va a cumplir" con los vecinos del Bajo Aragón, en alusión a la demanda de la plataforma local de construir un hospital público, cuyo coste, ha apuntado, cuesta entre cuatro y cinco veces menos que el privado que anunció el anterior Gobierno (PP-PAR).

"Habrá que firmar el contrato, esperar los recursos, que el Ayuntamiento nos dé la licencia de obras y reajustar las anualidades en función del resultado final de la adjudicación", observando que el precio final será inferior al presupuesto de licitación.

Tras calificar de "acierto" las enmiendas presentadas a la Ley de Presupuestos para este fin, ha dicho que no es "un desacierto" que se utilizara parte del dinero de la partida para el Hospital -en 2016- en atender otro tipo de asuntos que también guardan relación con la sanidad pública, mencionando el plan para la hepatitis y la alta tecnología sanitaria, lo que "no me parece que haya sido un mal negocio para la salud de los aragoneses y la prestación del servicio sanitario".

Al respecto, Susana Gaspar ha recordado que la plataforma ha pedido información "veraz" y ha lamentado que las obras no comenzaron en el último trimestre de 2016, como anunció el consejero, Sebastián Celaya. Ha subrayado que los vecinos del Bajo Aragón "necesitan certidumbre, llevan mucho tiempo oyendo promesas".

Gaspar ha aseverado que "mientras hablamos nos olvidamos de cubrir las necesidades urgentes del actual hospital, de todas esas reformas que van pidiendo y mientras tanto el nuevo hospital no está en marcha y el antiguo "se sigue deteriorando".