Así lo ha expuesto el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, en la presentación del balance de criminalidad de este primer trimestre en el que, por primera vez, se incluyen municipios de más de 30.000 habitantes, además de delitos como secuestros. Sobre estos últimos, ha precisado que en Galicia hubo dos y vinculados con el tráfico de drogas.

En este primer trimestre, esta comunidad autónoma se ha situado como la cuarta más segura, con 27,4 infracciones penales por cada mil habitantes, 0,3 puntos menos en relación al mismo período del año anterior y 15,9 puntos por debajo de la media nacional. En total,

hubo un total de 17.506 infracciones penales, 34 menos que en 2016, lo que supone un descenso del 0,2 por ciento.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)