Los trabajos, que se licitan por un importe de 1,3 millones de euros, comenzarán en otoño y durarán cinco meses, y permitirán dotar al núcleo urbano de una nueva conexión con la autovía,con el Eix transversal, y la L-311, la carretera hacia Guissona, según un comunicado de la Conselleria.

La carretera se prolongará desde la avenida de Guissona hasta la rotonda de acceso de la A-2, que también enlaza con el Eix transversal, y las carreteras L-311 y N-141f (en Les Oluges).

Como consecuencia de la construcción de la A-2 en el entorno de Cervera, el trazado de la L-311b quedó interrumpido, por lo que perdió la conexión con el resto de la red viaria y actualmente sirve de acceso a varias fincas del entorno.

Para dar salida a esta carretera y, además, dotar de una nueva conexión al municipio con la A-2, el departamento ha previsto la prolongación de la L-311b hasta la autovía.