Entre las medidas que se implantarán destaca evitar la caída de residuos sólidos al agua, como por ejemplo botellas de plástico, cajas o materia orgánica, y vigilar en las maniobras de descarga del pescado.

"El Puerto de Tarragona pondrá todos los contenedores necesarios para que estos residuos se puedan depositar y gestionar correctamente e incrementará el paso de la embarcación que tiene contratada para la recogida de los residuos sólidos flotantes", ha afirmado el director de Desarrollo Corporativo y Sostenibilidad del Puerto de Tarragona, Joan Basora.