La veintena de personas que se ha graduado consigue una certificación profesional acreditada por el Passivhaus Institut Aleman, un instituto de investigación independiente que ha desempeñado un papel "especialmente crucial" en el desarrollo del concepto de la denominada "casa pasiva", el único estándar de energía internacionalmente reconocido y basado en el desempeño en la construcción.

Para Sandra García, "profesionales como los que hoy se diploman son imprescindibles para que Andalucía sea el referente en un cambio de modelo constructivo, que se ha demostrado que quedó obsoleto, por otro que apueste por la sostenibilidad", el desarrollo sostenible y el medio ambiente.