El consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Ferández; el alcalde de Olivares, Isidoro Ramos García; y el delegado municipal de Turismo, Ramón Parrón Jiménez, fueron los encargados de inaugurar la XV edición del Mercado Barroco, en la Casa Palacio del Conde Duque, sede del Ayuntamiento olivareño.

Al ritmo del rap de Hashashins Crew, el Mercado Barroco de Olivares ha comenzado su nueva edición, que se reinventa con novedades como una exposición de Playmobil con unas 400 piezas.

Isidoro Ramos ha destacado la importancia que tiene la muestra barroca para la economía de la localidad, dado que el movimiento económico que se genera va en aumento cada año, situándose, en la edición pasada, en 500.000 euros de ingresos. "El año pasado batimos récord de visitas y de facturación, y en esta edición esperamos superar las cifras conseguidas, algo que para nosotros sería un paso muy importante en sí, porque el listón está altísimo. Pero tenemos buenas expectativas que así lo indican".

PROGRAMACIÓN VARIADA

Durante estos días, la localidad ofrece un variado abanico de posibilidades para disfrutar de la época barroca, con una programación que cuenta con un amplio mercado de artesanos, el campamento Tercio de Flandes, conferencias, representaciones de obras de teatro, títeres, animación de calle, exposiciones, pasacalles, comedias, concursos, rapsodias urbanas, aves rapaces, etcécera.

Este año cuenta además con un pase fotográfico en el que los visitantes pueden hacerse fotografías ataviados con trajes o elementos textiles de la época que ya tienen listos las modistas locales, con idea de que el viaje al Barroco esté garantizado.

Otro de los atractivos es una exposición de playmobil que recrea la Sevilla de 1624 que recibió a Felipe IV de la mano de su valido, el Conde Duque de Olivares, a través de una maqueta con más de 400 piezas.

La oferta diseñada cuenta con actividades, representaciones teatrales y convocatorias de ocio dirigida a los distintos grupos de edad, reforzada por la figura de los trovadores y narradores. También habrá exhibición de aves rapaces, tan importantes en el siglo XVII, mezcladas con cuenta cuentos, raperos, pasacalles y pregoneros que buscan conseguir una inmersión cultural, gastronómica y de ocio en el Barroco, que con total seguridad no va a dejar a nadie indiferente