El Juzgado de lo Penal número 2 de Melilla ha condenado a seis meses de prisión a un padre por agredir a su hija por vestir camisetas de tirantes después de abofetearla en repetidas ocasiones en la vía pública. El individuo, de religión musulmana, ha sido también castigado a cumplir una orden de alejamiento de 200 metros durante los dos próximos años.

Los hechos juzgados ocurrieron el pasado 29 de mayo cuando el hombre, que circulaba en su vehículo, vio a su hija caminando por el polígono industrial —zona del rastrillo y de diversas tiendas— y paró para recriminarle que vistiese una camiseta de tirantes.

El progenitor, tal y como reconoce el escrito fiscal, abofeteó en repetidas ocasiones a su hija en público y posteriormente la condujo al hogar familiar, donde continuó agrediéndola con las manos y también usando perchas.

Según se admitió en la vista, el hombre llamó a su esposa y le dijo que sacara toda la ropa de casa de "esta hija puta". "Hemos tenido mala suerte: se ha convertido al cristianismo", añadió. Asimismo, amenazó a su hija con mandarla a Marruecos para que allí llevase el hiyab. "Arderás en el infierno", le espetó.

La Fiscalía ha aceptado que el condenado, que admitió los hechos, no entre en prisión al no tener antecedentes penales.