La reorganización de la Policía Local que anunció la semana pasada la concejala de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València, Anaïs Menguzzato, supondrá un incremento de las patrullas diarias y nocturnas en la ciudad. Según ha detallado este jueves en un desayuno informativo, cuando el proceso esté implementado el próximo mes de septiembre, saldrán a la calle 366 agentes durante el día y 98 de noche, frente a los 277 diurnos que hay en la actualidad y los 78 nocturnos. Es decir, en las calles de València habrá 109 agentes más: 89 de día y 20 por las noches.

Sin embargo, la redistribución de efectivos, que se hace con casi los mismos agentes (el cuerpo está formado por 1.600 efectivos y este año apenas entrarán 33 tras 11 años con la plantilla congelada), va a cambiar la forma de organizar la Policía Local y su relación con los barrios. Pasará de siete a ocho unidades de distrito, con la creación de la 8ª, que abarcará las zonas de Campanar, Benimàmet y el Jardín del Turia.

El refuerzo permitirá actuar por las tardes para saber dónde compran el alcohol los menores Menguzzato ha explicado que, tras dos décadas con el mismo esquema de funcionamiento, la Policía Local quiere "poner el foco en las necesidades de los ciudadanos y poner la carga donde creemos que podemos hacerlo mejor". En este sentido, ha citado los problemas de convivencia, que "no son solo un problema policial" y que espera que mejoren con la Ordenanza de Convivencia que empezará a funcionar a finales de año, y el botellón.

Respecto a este último fenómeno, Menguzzato ha afirmado que no es "efectivo" fijar durante horas a una patrulla en una plaza, como la de Benimaclet, y ha explicado que el refuerzo de las unidades de distrito permitirá actuar por las tardes para saber "dónde están comprando alcohol los menores" y, en su caso, actuar para disuadir. La futura ordenanza recogerá, además, "medidas alternativas de trabajos en beneficio de la comunidad" para los jóvenes que sean apercibidos por practicar el botellón en las calles. Menguzzato invitó, además, a la Policía Nacional a "colaborar en pro de la convivencia" en la ciudad con controles conjuntos del botellón

La gente joven tiene que patrullar y estar en la calle, no realizando labores administrativas El objetivo de la máxima responsable de Protección Ciudadana es "sacar más agentes a la calle", sobre todo menores de 55 años que actualmente se encuentran realizando tareas administrativas, según ha revelado Menguzzato. "La gente joven tiene que patrullar y estar en la calle, no realizando labores administrativas", ha afirmado. De hecho, su departamento ha iniciado la negociación para que el Ayuntamiento dote con dos administrativos funcionarios por las mañana a cada unidad de distrito, de modo que los agentes queden liberados para otros cometidos.

Esta reorganización no solo cambia el mapa de las unidades de distrito. También supone la extinción de los grupos GOES y la unidad de Tráfico, además de la creación de la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS), que trabajará por las noches con 110 agentes y reforzará a las unidades de distrito contra el ruido y el botellón. Las tres unidades específicas que tendrá la Policía Local serán la Unidad de Protección Medioambiental (pasa de 18 a 24 agentes, estará adscrita a la 8ª unidad y se encargará de vigilar el antiguo cauce del Turia en bicicleta), el grupo GAMA contra la violencia machista y el grupo X4 de atención social. Por otro lado, la nueva División de Seguridad Vial tendrá 67 motoristas, 87 agentes de atestados y 16 agentes dedicados a gestionar los radares de velocidad.

Así quedan las unidades de distrito de la Policía Local

Unidad de distrito 1. Ciutat Vella. Pasa a incluir el barrio del Pla del Remei. Anteriormente contaba con 167 agentes y 51 patrullas (cada patrulla está formada por dos agentes), y con el cambio tendrá 176 agentes y 60 patrullas.

Unidad de distrito 2. Ruzafa. Es la zona que más áreas cubre, desde la Gran Vía Marqués del Turia hasta el Perellonet. Según Menguzzato, el trabajo en Poblats del Sud no era "efectivo" por el aumento de residentes en los apartamentos, por lo que han decidido transformar la Alcaldía del Perellonet en un retén de la Policía Local de julio a septiembre. La unidad de distrito pasará de contar con 116 agentes y 49 patrullas a tener 118 agentes y 60 patrullas.

Unidad de distrito 3. Patraix. Antes tenía 105 agentes y 53 patrullas y pasa a tener 104 policías y 54 patrullas. Es una de las zonas menos conflictivas de la ciudad, según Protección Ciudadana.

Unidad de distrito 4. Abastos. Era la unidad "más infradotada" de la ciudad. Empezaba a generar "algunos problemas" en Nou Moles. De los 105 agentes y 48 patrullas actuales pasará a 118 agentes y 54 patrullas.

Unidad de distrito 5. Trànsits. Pasa a incluir la zona de Orriols, que sale de la 6ª unidad de distrito. Antes tenía 118 agentes y 51 patrullas a 119 policías y 59 patrullas. "Tendrá casi los mismos agentes, pero la mitad de territorio y merece especial atención por Orriols", destaca la concejala Anaïs Menguzzato.

Unidad de distrito 6. Exposición. Esta zona queda más centrada en las universidades, Poblats del Nord y Benimaclet. Pasa de 160 a 165 agentes y las patrullas aumentan desde 48 hasta 60.

Unidad de distrito 7. Marítim. Pierde la zona de las universidades para centrarse más en el Cabanyal y sus problemáticas. De 125 agentes sube a 127 y de 55 patrullas a 60, también con menos territorio asignado.

Unidad de distrito 8. Campanar. Es la de nueva creación. A Campanar suma Benimàmet y todo el antiguo cauce del Turia. Tendrá 128 agentes y 54 patrullas.