La ciudad de València quiere crecer en número de visitantes, pero sobre todo en calidad y gasto medio de los mismos para "huir" del turismo de masas y de los conflictos con los vecinos que generan nuevas realidades, como la de los apartamentos turísticos ubicados en bloques de viviendas. El pleno del Ayuntamiento vota este jueves el Plan sobre Estrategia de Turismo València 2020, que fija las principales líneas, objetivos y estrategias del modelo turístico de la tercera capital de España.

El documento apuesta por la creación de valor para el visitante, la actualización de la marca València y la participación ciudadana y del sector. Recoge el fenómeno de los apartamentos turísticos, pero serán regulados en una futura Ordenanza de Convivencia y en una hoja de ruta específica. La concejala de Economía y Turismo, Sandra Gómez (PSOE), no cree que el nivel de conflictividad de este fenómeno en València sea equiparable a los de Madrid y Barcelona, por lo que ha descartado durante la presentación de la iniciativa que se esté alimentando la "turismofobia" mientras desde las administraciones públicas se apueste por un "turismo sostenible de forma equilibrada".

Los objetivos del plan se dividen en tres grandes bloques. Por un lado, crecer en número de visitantes, "pero sobre todo en la calidad" aumentando el gasto medio, ha afirmado Gómez. En segundo lugar, aprovechar el turismo para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y que ponga en valor el estilo de vida mediterráneo. Por último, propone implementar una "gobernanza colaborativa" con participación tanto del sector como del resto de administraciones públicas.

Para conseguirlo, apuesta por la creación de valor para el visitante a través de aspectos específicos de València como la gastronomía, el potencial cultural o el turismo de negocios. También incluye la actualización de la marca València, más tecnológica y segmentada a través de las redes sociales, la ampliación de las rutas aéreas para conectar la ciudad con más destinos y la proyección de València como ciudada "inteligente y sostenible". Se trata, según Gómez, de evitar "modelos de confrontación" con un sector que es "el que más peso tiene en la economía" de la ciudad y "el que más empleo genera".

En esta línea, ha citado los datos disponibles hasta mayo, que en el aeropuerto de Manises arrojan un acumulado de 1,17 millones de pasajeros, un 16,61% más que en el mismo periodo del año anterior.

Apartamentos turísticos

Los apartamentos turísticos están recogidos como fenómeno en el plan, así como "la necesidad de abordar el problema", ha afirmado Sandra Gómez, pero su desarrollo normativo se incluirá en la futura Ordenanza de Convivencia que está redactando la Concejalía de Protección Ciudadana y en una hoja de ruta específica entre los departamentos de Economía y Urbanismo.

"Como representante pública me deben preocupar señales de otras ciudades y me tengo que adelantar para que eso no ocurra en València", ha respondido cuestionada por las problemáticas vecinales de Barcelona y Madrid con estos alojamientos. "Rotundamente digo que en València no ocurren", ha dicho, y ha citado la reciente encuesta sobre percepción del turismo. "Nuestros vecinos entienden de la importancia del turismo para la economía de la ciudad", ha manifestado, para añadir que la sociedad valenciana "es acogedora" y que, aunque puede haber "roces de convivencia", ha negado que los datos den una imagen de "confrontación" o "turismofobia".

Consenso con actores y partidos políticos

Gómez ha destacado que este plan se llevará por primera vez al pleno municipal para su aprobación después de haber aceptado aportaciones de los partidos de la oposición, PP y Ciudadanos. "Hasta ahora las competencias sobre turismo quedaban al margen del debate municipal y estaban en manos de la Fundación Turismo València", ha explicado. "Ha habido debate y participación con el sector turístico, empresarios y profesionales. Además, el borrador se abrió a la ciudadanía en febrero y recogimos varias de esas alegaciones", entre las que ha nombrado las de la Federación de Hostelería o de la Federación de Asociaciones de Vecinos. "Queremos que sea un plan de todos, consensuado y al margen de rifirrafes políticos para que tenga vocación de continuidad", ha manifestado, por lo que aspiran "a que sea respaldado de forma unánime" tras un "esfuerzo de integración".