La actriz Sophie Turner ha pasado su adolescencia y su proceso hacia la madurez mientras interpretaba el personaje de Sansa Stark en la serie Juego de Tronos. Según ha reconocido en una reciente entrevista con The Times, la ficción le ha educado sexualmente.

"La primera vez que supe de la existencia del sexo oral fue leyendo el guion", explica la actriz de 21 años. "Pensé: 'Guau, ¿la gente hace eso?. Esa ha sido parte de mi educación sexual".

Turner lleva protagonizando la serie desde que tenía 13 años, y ha tenido que participar en escenas de sexo y violaciones que al principio le parecían chocantes.

"Cuanto más se hable en la serie sobre acoso sexual, mejor", asegura la actriz. "Estas situaciones siguen ocurriendo. Si tratamos la violación como un tema del que no se puede hablar, ¿cómo la gente va a tener la fuerza de contarlo públicamente?.