Una avería en la catenaria ocurrida este jueves por la mañana en el tramo comprendido entre las estaciones de Àngel Guimerà y Túria obligó a cortar durante cinco horas tres importantes tramos de las líneas 1, 2 y 7 del metro de València, lo que forzó el desalojo de estaciones y afectó a miles de viajeros que utilizan estos recorridos.

En concreto, según las estimaciones de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), la incidencia afectó a unas 40.000 personas, entre usuarios que en esos momentos tuvieron que abandonar las instalaciones del suburbano y aquellos que no pudieron hacer uso de los tramos cortados durante toda la mañana.

Fuentes de la empresa pública explicaron que el "problema técnico" se inició pasadas las 9.00 horas de la mañana, pero para su reparación fue necesario un corte de tensión eléctrica que, al funcionar por tramos, acabó afectando a más estaciones y líneas.

Así, permanecieron sin circulación desde las 10.30 hasta aproximadamente las 14.30 horas los tramos comprendidos entre Empalme y València Sud de las líneas 1 y 2, es decir, todo el ramal subterráneo de estos dos itinerarios en la ciudad de València, así como el tramo comprendido entre Bailén y València Sud de la línea 7. Estas mismas fuentes reconocieron que la afección para los usuarios fue "importante" debido a la longitud de los tramos cortados.

La situación se complicó con el cierre a la circulación del tramo entre Empalme y València Sud, ya que impedía a los usuarios no solo desplazarse de un extremo a otro de las líneas 1 y 2, sino a los viajeros con origen y destino en estaciones de la ciudad realizar ningún desplazamiento.

De este modo, sí que hubo circulaciones, por ejemplo, entre Llíria y Bétera y la estación de Empalme, así como en el tramo sur entre Villanueva de Castellón y València Sud, pero el número de usuarios de estos trayectos no es comparable al del tramo urbano, sobre todo teniendo en cuenta que los usuarios no podían llegar hasta el centro de la ciudad por los mencionados cortes en la circulación ocasionados por el corte de tensión para reparar la avería.

Servicio reducido durante el verano

Por si fuera poco, el servicio de FGV se ha reducido desde el pasado lunes entre un 25% y un 30% respecto a los días laborables del resto del año con motivo de la entrada en vigor del horario de verano. Según la empresa, hay menos demanda, y funcionan como un sábado.