Con el tiempo, el teléfono móvil se va volviendo más lento. La carga de aplicaciones, una RAM que empieza a ser insuficiente o demasiados procesos activos puede ralentizar el terminal. Existe un sencillo truco que en tan solo 10 minutos puede hacer que tu móvil sea más rápido.

Consiste en desactivar las transiciones. Tal y como explican desde AndroidPit, estas transiciones son las que controlan la velocidad de las ventanas de mensajes, el paso de una app a otra, o entre diferentes pantallas.

Para ello, basta con ir a los ajustes y entrar en 'Información del teléfono'. Allí habrá que pulsar repetidas veces en 'Número de compilación'. De nuevo en ajustes, habrá que entrar en 'Opciones de desarrollador' e ir hasta 'Escala de animación ventana' y desactivar. También habrá que desactivar 'Escala de transición-animación'. Con ambas acciones, el móvil recuperará velocidad. En total, el proceso no debe llevarte más de un par de minutos.

¿Qué ocurre al desactivar ambas y qué significan? La 'Escala de animación ventana' es lo que tarda tu terminal en animar una ventana emergente. La 'Escala de transición-animación' es muy parecido y se refiere a las transiciones entre apps o pantallas del terminal.