El hasta ahora portavoz de València en Comú (ValC) y teniente de alcalde del Ayuntamiento de València, Jordi Peris, ha anunciado este martes que dimite de sus cargos en el Consistorio y deja su acta de concejal tras las "continuas luchas internas" que, a su juicio, han hecho "fracasar" a esta plataforma.

En una rueda de prensa, Peris ha criticado la deriva política de València en Comú -socio de gobierno en el Ayuntamiento junto a Compromís y el PSPV-PSOE- por haber "reproducido los vicios de la izquierda y de la vieja política" que han "lastrado", en su opinión, el trabajo del grupo municipal.

Titular de las concejalías de Innovación y de Participación, Peris ha arremetido contra las "luchas internas por el poder" que, según ha dicho, han prevalecido sobre el "proyecto político" de esta formación afín a Podemos, algo "incompatible" con una forma de gobernar "digna".

"València en Comú ha fracasado", ha sentenciado Peris, quien ha aducido también "razones personales" para tomar esta decisión, pues pretende regresar a la docencia universitaria cuando se acaban de cumplir dos años de la formación del equipo de Gobierno municipal que preside Joan Ribó (Compromís).

Destitución del gerente de Las Naves

La dimisión se produce justo una semana después de que el Patronato de la Fundación Las Naves que depende de la Concejalía de Peris aprobara, con los votos a favor de Compromís, PSPV, València en Comú y Cs y la abstención del PP, el cese de su gerente, Rafael Monterde, tras las informaciones publicadas que lo vinculaban con la organización que supuestamente desvió fondos de la ayuda al Tercer Mundo en el llamado 'caso Cooperación', por el que se encuentra procesado y condenado el exconseller de Solidaridad del PP Rafael Blasco.

Desde ese momento, se apuntaba a la posibilidad de que el edil dejara sus cargos. De hecho, el secretario general de Podemos en València, Jaime Paulino, instó también la pasada semana a considerar una rotación en la portavocía" del grupo municipal, coincidiendo con el ecuador de la legislatura, una proposición que el propio Peris calificó de "legítima" aunque pidió que se planteara "en el espacio orgánico adecuado, que es la mesa de coordinación".

En ese momento, en un comunicado, Peris confiaba en que con esa iniciativa "por fin, todas aquellas personas que han estado intrigando en la sombra sobre este asunto durante demasiado tiempo, dediquen todos sus esfuerzos a aquello para lo que realmente vinimos aquí, que es hacer política municipal para mejorar la ciudad".