La Generalitat valenciana ha acordado este martes con los rectores de las cinco universidades públicas de la Comunitat una rebaja de tasas universitarias del 7% para el curso 2017/2018, a la que se sumará otra reducción del 8% el curso siguiente, lo que supondrá una reducción del precio de las carreras del 15% en dos años.

Así lo han explicado tanto el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, como el rector de la Universidad de Alicante y portavoz de las universidades públicas valencianas, Manuel Palomar, que han valorado el acuerdo alcanzado.

Para materializar esta bajada de tasas, la Generalitat inyectará a las universidades una inversión compensatoria de 26,5 millones de euros entre los dos cursos (8,5 millones el 2017/2018 y 18 para el 2018/2019).

Un segundo eje del Plan de mejora del sistema de las universidades valencianas consistirá en un aumento de las "becas salario", a las que se destinará una partida de 12 millones de euros, lo que supone el doble que en el curso actual. Este tipo e becas suponen pagar hasta 600 euros mensuales a cada estudiante beneficiario durante cuatro años de estudio siempre que superen los cursos.

Puig ha recordado que "en 2017 se han destinado 22,1 millones de euros para la creación de nuevas becas universitarias, para fomentar la igualdad de oportunidades y garantizar que nadie se quede sin estudios por un motivo económico".

El tercer eje tiene como objetivo la mejora de las condiciones laborales de los diferentes colectivos universitarios mediante el aumento de la dotación económica destinada a este ámbito, que entre 2018 y 2019 será de 47 millones de euros.

Además, la Generalitat comenzará a asumir progresivamente los complementos nacionales relacionados con la exclusión social y la violencia de género que suprimió el anterior gobierno, destinando 30 millones de euros entre 2019 y 2021.  Así, se reconoce la equiparación retributiva de los complementos docentes y de investigación entre funcionarios y profesorado laboral; además de la creación de una mesa negociadora para la elaboración de un convenció colectivo del personal laboral de las universidades.

Por último, el Plan de Mejora contempla la creación de una comisión de expertos de las universidades públicas valencianas con el objetivo de que establezcan a lo largo de 2018 los criterios de reparto de la financiación que se aplicarán a partir de 2019.