Las barbacoas en zonas con alto riesgo de incendios ya son historia en la Comunidad de Madrid desde este verano. El Gobierno regional ha incluido esta prohibición en el decreto que regula las medidas del Plan INFOMA, el dispositivo especial contra incendios que cada año pone en marcha la administración autonómica entre el 15 de junio y el 30 de septiembre para detectar y prevenir fuegos en espacios forestales.

En concreto, la nueva norma prohíbe totalmente el uso de barbacoas en los terrenos forestales de la Comunidad durante todo el año, incluyendo las áreas recreativas que cuentan con instalaciones para ello. El decreto establece, además, que el Ejecutivo regional también se puede limitar, o incluso restringir totalmente, el acceso a las zonas naturales y a los montes si hay indicios de riesgo extremo. Otra de las novedades para este año es el impulso a la prevención y la planificación en la respuesta a los incendios en las urbanizaciones y municipios que estén enclavados en zonas forestales, que el nuevo decreto califica de alto riesgo.

La inversión prevista en el dispositivo es de algo más de 35 millones de euros, una cantidad algo inferior a la presupuestada para el operativo del año pasado (37,2 millones) El dispositivo de este año, que se puso en marcha el mes pasado, cuenta con más efectivos, pero con menos vehículos y helicópteros. Así, hasta finales de septiembre un total de 4.700 personas, 456 vehículos y nueve helicópteros lucharán para evitar daños por incendios en terreno forestal frente a los 4.367 profesionales, 509 vehículos y 10 helicópteros que se destinaron a la misma labor en el verano de 2016. Entre las 4.700 personas que participarán en el operativo destacan 1.318 bomberos de la Comunidad y los 2.447 voluntarios de Protección Civil de los municipios de la región.

A ellos se suma el personal de las brigadas forestales que, durante el resto del año, se dedica a las labores de limpieza y prevención de los montes madrileños y que, durante el verano, se incorporan a las tareas de extinción. La inversión prevista en el dispositivo es de algo más de 35 millones de euros, una cantidad algo inferior a la presupuestada para el operativo del año pasado (37,2 millones).

Cifuentes pide colaboración

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha solicitado este miércoles en la presentación del plan a los madrileños «colaboración para detectar y prevenir incendios forestales, con el fin de que el fuego no acabe con ninguna vida, ni con la riqueza natural de la región». Cifuentes ha insistido en que el trabajo de prevención es fundamental para evitar desastres en caso de que el fuego se haga inevitable.

«Los incendios del verano se apagan durante todo el año, motivo por el cual hemos actuado en más de 2.500 hectáreas con la apertura y mantenimiento de cortafuegos, el mantenimiento de pistas forestales, la poda y el desbroce de montes y el pastoreo controlado», afirmó la presidenta regional. Desde el pasado mes de octubre, la Comunidad de Madrid ha llevado a cabo trabajos preventivos, eje fundamental de esta campaña.

El 40% de los fuegos de 2016 fueron provocados

La Comunidad de Madrid registró 47 incendios y 224 conatos (siniestros con superficie calcinada inferior a una hectárea) en 2016 que afectaron a 380 hectáreas de superficie forestal, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. De los 47 fuegos, el 40% fueron intencionados, ha asegurado Cristina Cifuentes. El año anterior se registraron 73 incendios y 263 conatos. Se calcinaron más de 469 hectáreas.