Un exjefe de área de la Consejería de Medio Ambiente de Madrid denuncia en un documento contenido en el sumario del caso Púnica presiones de Jaime González Taboada, actual 'número tres' de la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, y del exconsejero Francisco Granados para adjudicar un concurso a una empresa del grupo ACS.

En el sumario del caso aparece un "informe" sin fechar firmado por "Grupo Pontejos", supuestamente un grupo de funcionarios de la Comunidad de Madrid, en el que denuncian la actuación de Taboada, actualmente consejero de Medio Ambiente.

Entre otras cosas, en el "informe" se recoge un relato cronológico, también sin fechar, de un exjefe de área de Zonas Verdes, cuyo nombre no aparece, denunciando irregularidades en la adjudicación en 2008 del contrato conservación del Parque de Polvoranca (Leganés), por 1,9 millones de euros.

En ese documento, el exjefe de área afirma que en febrero de 2008 el entonces subdirector general de Inversiones en Municipios le pidió el informe técnico que valoraba a las empresas que se habían presentado y le dijo que se lo iba a enseñar a Granados.

Cinco minutos después, le comunicó que Granados no admitía que el concurso se adjudicara "a otra empresa que no fuera Imesapi, del grupo ACS", que obtuvo 24 puntos menos que la mejor calificada, pero que él, como subdirector general, se negaba a hacerlo.

"Acoso"

Según le explicó, Granados le dijo que el PP tenía con el dueño de ACS, Florentino Pérez, "una importante deuda derivada de las últimas elecciones generales".

Ante estas palabras, manifestó, según el relato, su "total oposición a modificar un informe que había sido realizado con criterios totalmente objetivos", tras lo que empezó "una operación de acoso contra el subdirector general que culminó con su petición de excedencia al no estar dispuesto a seguir soportando presiones de todo tipo".

El superior de éste siguió insistiendo en que había que dar el concurso a la empresa de ACS —finalmente, ante la oposición de los técnicos, se adjudicó a otra empresa mejor valorada—, porque "ha colaborado con la campaña electoral del PP con 800.000 euros", a lo que se volvió a negar el subdirector, que dejó su puesto un mes después.

Tras una táctica de "desgaste" a la que le sometieron, el exjefe de área denuncia que en abril de 2009 se le comunica que le iban a trasladar a otro puesto, pero finalmente sigue en el mismo hasta el día de su jubilación, eso sí, en situación de "casi total inactividad durante meses".

Declaración ante el juez

"El ir por las mañanas a la oficina para nada más que justificar el horario empieza a resultar insoportable por la sensación e injusticia que genera", afirma el denunciante, que ya ha declarado ante el juez y ratificado sus palabras, según han informado a Efe fuentes jurídicas.

El "informe" del "Grupo Pontejos" afirma que los trabajadores no comprenden que con un perfil "sin ningún tipo de titulación ni jurídica, ni técnica, ni económica, un auténtico semianalfabeto, Taboada haya desempeñado un cargo con la complejidad y amplitud de conocimientos que requiere la Dirección General que ocupó la anterior legislatura. Menos aún se entiende su actual cargo de consejero".

Concluye que "no es posible ni prudente subestimar el daño" que Taboada ha hecho "a tantas personas y a tantas instituciones, incluido el propio partido".