El joven que en la madrugada de este miércoles acuchilló mortalmente a su hermana, de 21 años, e hirió al novio de ésta y a su madre en Guadarrama (Madrid), ha admitido que consumió diferentes drogas, aunque será el informe médico el que determine si el efecto de los estupefacientes motivó las agresiones.

Fuentes de la investigación han indicado que el joven, de 25 años, nacionalidad búlgara y que continúa ingresado en observación en Urgencias del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda ha reconocido que consumió distintas sustancias estupefacientes, aunque se desconoce en qué cantidad y si era adicto desde hace tiempo a alguna droga.

Será el resultado del informe toxicológico el que determinará si, como apuntan las primeras hipótesis, ese consumo está detrás de la alteración en su comportamiento que le llevó a ensañarse con golpes y a cuchilladas, fundamentalmente, contra su hermana, su madre y el novio de su hermana antes de las tres de la madrugada del miércoles.

Las fuentes consultadas han señalado que el joven detenido ha recibido el alta hospitalaria -permanecía ingresado bajo custodia policial- y tendrá que prestar declaración ante el juez.

Mientras, el novio de la chica asesinada evoluciona favorablemente de sus graves heridas en la Unidad de Cuidados Intensivos del mismo centro, según han informado a Efe fuentes del hospital.

Por otra parte, fuentes municipales han informado de que el padre y la madre se encuentran ya juntos y "están destrozados" tras esta "situación increíble".

La familia está arreglando los papeles y decidirán dónde y cuándo quieren enterrar a la joven asesinada por su hermano.