El Ayuntamiento de Barcelona sigue en su empeño de evitar que las paredes medianeras que quedan a la vista a raíz de cambios urbanísticos supongan una antiestética herida en el paisaje y por ello, tiene previsto embellecer 26 de estos muros hasta el final del mandato, es decir, entre este año y el que viene. "Desde el Consistorio hacemos una apuesta decidida por estos elementos, porque contribuyen a recuperar la calidad de la imagen del entorno que nos rodea", explica a 20minutos el concejal de Arquitectura, Paisatge i Patrimoni, Daniel Mòdol.

Algunas de las paredes medianeras que está previsto reformar están situadas en los jardines de Muñoz Ramonet, en los de Vil·la Urània, en el cruce de la Rambla del Poblenou y el eje Pere IV o al final de la avenida Maria Cristina. Estas cuatro, junto a otras 22, se sumarán antes de que termine 2018 a otras 63 que se han remodelado en lo que va de mandato –a partir de la iniciativa pública y privada– y a las 1.390 que se han embellecido en total desde que en el año 1987 se puso en marcha una campaña para transformar estos muros.

Con estas intervenciones, la idea no es solo lograr que las paredes medianeras resulten más agradables a la vista, sino también usarlas para instalar estructuras para aprovechar las energías renovables o para naturalizar espacios mediante jardines verticales que se mantienen gracias a aguas pluviales. "Procuramos que aporten un valor añadido al ámbito donde se encuentran y que se religuen con la identidad y la singularidad del territorio", apunta Mòdol.

En 2016 el Ayuntamiento destinó 1.128.000 euros a reformar estos muros y a lo largo de este año invertirá un millón de euros más.

Estos fondos, explican fuentes municipales, proceden, en su mayor parte, de los ingresos que obtiene el Consistorio por permitir que se haga "un uso excepcional del paisaje urbano" para instalar vallas o lonas publicitarias. También existen subvenciones del Consorci de l'Habitatge a comunidades de vecinos, unas ayudas lideradas por el Institut Municipal del Paisatge Urbà.

En lo que va de año, se han reformado nueve paredes medianeras en Barcelona.

Oda a las abuelas

El proyecto Generación Malva, que agradece a las abuelas la libertad que tenemos hoy, ha ganado el concurso de intervenciones sobre medianeras organizado por el Ayuntamiento dentro de la Semana de Arquitectura. Servirá para actuar en la plaza de las Dones del 36, en Gràcia. 

Las paredes medianeras se aprovechan para introducir naturaleza

El Jardí del Sol
El llamado Jardí del Sol cubre con plantas y placas solares fotovoltaicas la antigua pared medianera del Arxiu Intermedi, en la calle Ciutat de Granada del Poblenou.

Els dits verds de Sarrià
En esta pared medianera de la finca del número 17 de la calle Margenat, en Sarrià, se han instalado plantas y elementos escultóricos y se han abierto ventanas para los vecinos.

El Jardinet del Pedró
Este muro situado en la plaza del Pedró recoge el agua de la lluvia, que se almacena en un depósito y se utiliza luego para el riego del jardín vertical que sostiene.

 

Fàbrica dels Germans Climent
El Ayuntamiento también ha remodelado la medianera de la Fàbrica dels Germans Climent, en la calle Comtes de Bell-lloc, en Sants. La construyó el arquitecto Modest Feu i Estrada en 1925.