El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha dicho este sábado que Castilla-La Mancha, donde la formación morada ha alcanzado un acuerdo de Gobierno a la espera de lo que diga la militancia, "no es un laboratorio ni un experimento para nadie", y ha afirmado que Podemos está preparado para gobernar a nivel nacional.

En declaraciones a los medios en el transcurso del Consejo Ciudadano Estatal, en el que ha destacado la ausencia de Anticapitalistas como Miguel Urbán o Teresa Rodríguez, críticos con el acuerdo, Iglesias ha asegurado que cuando Podemos está en un Gobierno "ofrece garantías" y hace que el PSOE pierda "la tentación de gobernar con el PP, que es lo que, algunos decían, estaba en los planes de García-Page".

"A mí no me sobra nadie en esta organización" ha insistido Iglesias, que ha valorado que unos compañeros pongan el acento en las "oportunidades de entrar en un Gobierno" y otros lo hagan en "los riesgos".

"Todo el mundo tiene su sitio en Podemos, se debate y luego decide la militancia y los inscritos", ha remarcado al tiempo que ha calificado de "ventaja" que haya "compañeros críticos".

Iglesias también ha pedido que se entienda que las organizaciones tienen "plena autonomía" para decidir en su territorio y, en el caso de Podemos, la decisión y la soberanía última está en los inscritos.

Y sobre la posibilidad de gobernar a nivel nacional, se ha mostrado abierto a hacerlo con otras fuerzas políticas "sobre la base de un programa que beneficie a las mayorías sociales, termine con los recortes y asuma que España es diversa".

"Somos una fuerza política con vocación de Gobierno" ha insistido Iglesias, y la aspiración de Podemos "es sacar al PP de La Moncloa" y hacer un Ejecutivo "más sensato".

Iglesias ha pedido "respeto" para Castilla-La Mancha, que no es un laboratorio "para nadie", sino "una región en la que sus ciudadanos tienen derecho a que se apliquen políticas públicas que les favorezcan".

El líder de Podemos ha explicado que "estar en un Gobierno" sirve para que todas las medidas que están sobre el papel se conviertan en una realidad, si bien ha dejado claro que la última decisión está en manos del "debate y de los inscritos".

Preguntado por el cambio de decisión del presidente autonómico Emiliano García-Page de sumar a Podemos a su Ejecutivo, Iglesias ha considerado que no ha habido tal cambio de opinión pero sí de "realidades y de correlaciones de fuerzas". "Y la realidad es que muchos calculaban que el PSOE siempre iba estar más cerca del PP y de Ciudadanos que de Podemos pero en este país han cambiado muchas cosas" ha subrayado.

Iglesias ha hecho hincapié en que en política "no hay que confiar tanto en las personas como en los hechos o en las garantías". "Nosotros no tenemos por qué confiar o desconfiar de la palabra de alguien. Nosotros firmamos acuerdos y esos acuerdos se tienen que aplicar con políticas públicas específicas", ha dicho.

Iglesias ha recordado que la propia militancia del PSOE ha dado una lección a su partido y le ha transmitido claramente que preferían estar "más cerca de Podemos que del PP o de Ciudadanos". "Lo que está ocurriendo en España no tiene que ver con nuestra acción política y sí con cambios que afectan a todas las formaciones de este país", ha agregado.

En relación a la reunión este lunes con el PSOE, Iglesias ha dicho confiar en que se establezca una colaboración útil, también en estrategia parlamentaria, dado que el PP sigue teniendo, a su entender, una capacidad "ilegítima y antidemocrática" de veto sobre el Congreso de los Diputados.

Sobre las ausencias de Urbán y Rodríguez este sábado en el Consejo, Iglesias ha reiterado a los medios que desconoce las causas por las que no han asistido: "Pregúntenles a ellos".