El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha destacado este sábado que "no hay nada más alejado del sentido común que dejar pudrir los problemas y no querer solucionarlos", por lo que ha acusado al PP de gobernar una España con Cataluña pero sin Cataluña, en sus palabras.

En el acto de proclamación de Miquel Iceta como candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat, Sánchez ha dicho sentirse feliz de estar en este acto y ha prometido que estará presente en Cataluña al lado de los socialistas catalanes, que podrán contar "con el PSOE nuevo que surgió en el Congreso del pasado 21 de mayo para cambiar España y Cataluña desde la izquierda".

Después de firmar este viernes junto al PSC la Declaración de Barcelona, documento que contiene la "oferta" socialista para Cataluña, Sánchez ha participado este sábado en el acto de proclamación de Miquel Iceta como candidato a la Presidencia de la Generalitat.

Con presencia de los máximos dirigentes del PSC y del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, el acto ante unas dos mil personas en el Palacio de Congresos de Cataluña ha tenido un marcado carácter de mitin en clave electoral.

Y es que los socialistas catalanes consideran que unas elecciones autonómicas serán en los próximos meses la única salida al bloqueo político y, por ello, antes del parón estival, han proclamado ya a Iceta como candidato a la Generalitat, con un apoyo casi unánime de 202 de los 207 miembros (97,6%) del Consejo Nacional del partido.

Sánchez ha destacado el compromiso de los socialistas catalanes por "alzar la bandera de la concordia y el pacto", en contraposición a los que ha indicado que se envuelven en ella para ocultar los casos de corrupción.

En concreto, ha recordado que cuando se reunió con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le aseguró que el proyecto del PSOE era para unir y no uno que utilice "una vía ilegal, estrecha y unilateral" sino crear lo que ha denominado como una gran avenida de acuerdo de futuro.

Asimismo, el secretario general del PSOE, cuyo discurso ha estado plagado de referencias a figuras históricas del socialismo catalán como Ernest Lluch, Jordi Solé Tura y Carme Chacón, ha afirmado que el PSOE se abrirá camino entre los que hacen "grandes promesas que llevan a la frustración" y los que creen que no hay que hacer nada hasta el 1-O.

Pide a Rajoy que negocie ya

Sánchez, ha instado desde Barcelona al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a negociar y dialogar ya con Cataluña para que en el 1 de octubre "no pase nada", y ha defendido nuevamente la España "nación de naciones", que "va a llegar" ante un centralismo que es "pasado".

El líder de los socialistas ha vuelto a recalcar la necesidad de abrir un diálogo antes del 1 de octubre, fecha del referéndum independentista anunciado por la Generalitat. "Hay quienes creen que hasta el 1 de octubre, como va a haber un choque de trenes, mejor quedarnos parados y no hacer nada. No lo comparto", ha señalado.

En un mensaje directo al presidente del Gobierno pero también al resto de partidos, Sánchez ha recordado que "después del 1-O no pasará nada si antes abrimos el camino del diálogo entre las distintas partes implicadas. Empecemos a abonarlo ya. El 1 de octubre es hoy, es pasado, es pasado mañana y todos los días necesarios para forjar el diálogo y el consenso para evitar esta crisis".

Para esa solución, ha vuelto a recuperar el que fue uno de sus compromisos en primarias, el reconocimiento de Cataluña como nación. "La España nación de naciones va a llegar. El centralismo es pasado y el federalismo es garantía de que vamos a forjar un futuro común para el conjunto de España. Es la España que está llegando".

Una España "plurinacional con una única soberanía y un único Estado", pero que "reconoce su identidad y las identidades que la componen, que se reconoce en ellas y las ampara".

Apuesta por hacer política

El socialista ha recordado a Rajoy que su partido siempre va a estar con la ley, pero ha apuntado que "solo con la ley no va a bastar para solucionar la situación en Cataluña", donde ha indicado que hace falta política, así como un líder que mire alto, lejos y que encuentre la soluciones justas, en sus palabras.

El secretario ha defendido que, cuando se produzca "el cambio político en España, va a haber un presidente que le dé tanta importancia al uso de la lengua catalana, el euskera y el gallego como a la castellana" y lo ha contrapuesto a la España centralista que defiende la simplicidad, que ha indicado que solo lleva a la ruptura o la parálisis.

Por último, ha señalado que defenderán con uñas y dientes la voluntad de unir y no de separar y ha asegurado que "quienes reivindican una república olvidan uno de los principales valores de la misma, que es el imperio de la ley", por ello el PSOE defenderá la soberanía de todos y trabajará para que se respeten los derechos de los catalanes.