El sindicato CCOO ha denunciado este sábado tres nuevos casos de sarna que afectan a empleados del centro de personas sin hogar La Rosa, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, que se suman a otros tres detectados entre usuarios de este mismo lugar.

El delegado de prevención de CCOO del centro La Rosa, Daniel Reyes, ha dicho que esta mañana una doctora ha examinado a nueve empleados, de los cuales dos estaban contagiados y otros dos eran "posibles casos que no se ha atrevido a confirmar".

A los dos casos confirmados este sábado se suman el de otra empleada, que anoche se convirtió en la primera profesional del centro contagiada por sarna.

Además, ya había tres usuarios contagiados que, según el representante sindical, ya han pasado el tratamiento y "aunque tienen síntomas, no pueden contagiar" la enfermedad, que se transmite por contacto directo con la piel, vestimentas y mantas.

El jefe de departamento del Samur Social, Darío Pérez, afirmó ayer que el brote de sarna estaba "controlado", y aseguró que no requería medidas adicionales de aislamiento ni de la plantilla ni de los usuarios, al tiempo que pidió "no estigmatizar" aún más a las personas sin hogar.

Por otro lado, y contradiciendo al Samur Social, el portavoz de CCOO afirmaba que "el brote no está controlado, esta creciendo".

El centro La Rosa, ubicado en el Paseo del Rey número 36, en el distrito de Moncloa Aravaca, cuenta en la actualidad con 30 trabajadores, 30 usuarios que residen allí de forma estable y entre 15 y 20 que van a pasar el día y duermen en la calle.

Tras detectarse el pasado viernes el primer caso de sarna, CCOO avisó a la empresa Asispa, que gestiona el centro, y ésta al Ayuntamiento de Madrid.

Los nueve trabajadores que han acudido al centro este sábado interesados en recibir un tratamiento profiláctico lo han hecho después de recibir anoche un mensaje a través del Whatsapp de un compañero que recibió este encargo por parte de Asispa.

"El brote se detectó el viernes pasado, ha pasado más de una semana y ahora se está empezando a actuar de forma chapucera y fuera de los controles habituales", ha manifestado el representante de CCOO, que ha añadido que el tratamiento "sólo es efectivo si lo reciben todos los contactos".

En su opinión, "da la impresión" de que tanto la empresa Asispa como el Ayuntamiento de Madrid están "intentando ocultar y minimizar lo que estaba pasando".