En los primeros seis meses del año se han firmado más de 10,5 millones de contratos de trabajo. Es la mayor cifra nunca registrada en este periodo y supone 58.000 contrataciones al día, pero el 90,8% son de carácter temporal.

Según los datos facilitados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), esta cifra de acuerdos laborales sellados hasta junio supone la mayor para la primera mitad de un año desde el inicio de la serie histórica, que se remonta a 1995.

El año pasado, que terminó con el récord de 19,9 millones de contratos, el primer semestre cerró con 9,4 millones.

La cifra de este año, señal del dinamismo de un mercado laboral que recupera empleo tras los duros años de crisis, es también reflejo del peso de la temporalidad en el mercado.

Entre los contratos temporales, el 28,8% -2,7 millones- duró menos de siete días. Si se mira hasta un periodo de tres meses, suponen el 50% del total de los temporales, es decir, que la mitad no llegó al trimestre de duración.

Frente a esto, se firmaron hasta junio 964.839 contratos indefinidos.

Por sectores, y siempre con los datos acumulados hasta junio, el 68,7% de los acuerdos laborales, 7,2 millones, fueron en el sector servicios. Y de ellos, 2,1 millones en la hostelería.

Por detrás, la agricultura copó el 14,8% de los contratos y la construcción, el 10,5%, con 659.510 contratos. En la industria se suscribieron 1 millón de contratos, el 10% del total.

Por sexos, de todos los contratos firmados hasta junio, el 56,6% fueron para hombres y el 43,4% por mujeres.