La recaudación por la tasa de terrazas del Ayuntamiento de Madrid ha caído más de un 14% de media en la ciudad, con descensos en 18 de los distritos (con la excepción de Salamanca, Retiro y Chamartín), al actualizarse el valor de las calles de acuerdo a su situación económica real, han avanzado fuentes municipales.

La actualización del Índice Fiscal de Calles el pasado mes de diciembre ha provocado esta bajada sustancial en las cuotas pagadas por las tasas de terrazas, reducción que ha beneficiado especialmente a aquellos locales situados en calles cuya situación económica real ha empeorado y, por tanto, tienen una oportunidad de negocio más limitada. Esto se traduce en que la tasa, sin haber sido modificada, consigue ser más progresiva y adaptada a la realidad de la ciudad.

Desde 2009 las categorías fiscales de las calles no se actualizaban Las bajadas alcanzan un 78% en el caso de Arganzuela, un 48% en Centro o un 28% en Fuencarral. Desde 2009 las categorías fiscales de las calles no se actualizaban: desde entonces el valor de la mayoría de los inmuebles ha disminuido notablemente, por lo que el valor fiscal de las calles se había distanciado de su valor real teniendo como consecuencia que se pagara más por la tasa de terrazas —también por otros tributos, como el Impuesto de Actividades Económicas— de lo que correspondería.

La actualización del índice fiscal de calles en 2017 corrigió esta situación adaptando la categoría fiscal de las calles a su valor inmobiliario real. Como la mayoría de inmuebles han perdido valor durante estos siete años, la recaudación por la tasa de terrazas será menor en 2017 que en 2016, pasando de 9,5 millones de euros a 7,8 millones lo que supone una reducción del 14,4%. En el caso del impuesto de Actividades Económicas la disminución en la recaudación se estima será de 219.673 euros, pasando de 97,9 millones euros a 97,7 euros.

Aumento de hasta el 58%

La disminución en la recaudación en la tasa de terrazas no será homogénea en toda la ciudad, al igual que tampoco lo ha sido la evolución de los valores inmuebles dado que en algunos se ha incrementado. Es el caso de Salamanca, Retiro y Chamartín.

Son tres de los distritos con mayor renta per cápita. La tasa aumentará entre un 58,5%, un 5,7% y un 40,2 respectivamente. Desde el área argumentan que estos negocios pagarán másporque el valor de sus calles ha aumentado y, por lo tanto, pueden hacer más negocio y/o porque han instalado nuevos elementos en las terrazas por los que hay que tributar. La caída en la recaudación del resto de distritos oscilará entre el 3,9% de Hortaleza y el 76,8% de Arganzuela.

La modificación del índice fiscal no supone en muchos casos variación alguna de la cuota que pagaran los hosteleros por la tasa de terrazas porque no hay cambio de tramo de tarifa. En otros casos puede aumentar la cuota y en otros reducirse a la mitad, en función de la subida o bajada de tramo.

En el caso de establecimientos hosteleros cuya cuota haya aumentado sustancialmente deben tenerse en cuenta nuevos elementos instalados que no figuraban el pasado año y por los que hay que tributar más, tales como delimitación del vuelo, tarima en suelo, delimitación vertical o instalación de cerramiento desmontable, explican desde el Ayuntamiento.