Seis bañistas, al menos tres de ellos septuagenarios, murieron ahogados este lunes en playas y piscinas de la Comunidad Valenciana, Galicia y Logroño.

El primer ahogamiento se registró poco antes de las 10.00 horas en la playa de la Malvarrosa de Valencia, donde una mujer avisó a la Policía Local y a los servicios de salvamento al perder de vista a su marido, de 70 años, que se había metido a nadar en el agua. Los servicios médicos practicaron las maniobras de reanimación cardiopulmonar a la víctima sin éxito. El suceso ocurrió fuera del horario de vigilancia de playas que presta la Cruz Roja.

Una hora después, un hombre de 77 años fue rescatado inconsciente de la piscina de una urbanización del municipio alicantino de Xàbia, pero los sanitarios tampoco pudieron sacarle de la parada cardiorrespiratoria..

Sobre las 12.55 horas, una llamada alertó al Centro de Información y Coordinación de Urgencias de que un hombre de 76 años estaba en parada en la playa del Mareny Blau, en el término municipal de Sueca (Valencia). El hombre terminó falleciendo.

En la playa del Cura de Torrevieja (Alicante) otro bañista, del que no se ha facilitado la edad, murió camino del hospital alrededor de las 14.25 horas después de ser rescatado del agua.

Cruz Roja pide precaución

Otro varón perdió la vida en una piscina de una propiedad de la parroquia de Soutolobre, situada en el municipio pontevedrés de Salvaterra do Miño, pasadas las 13.30 horas.

Ya por la tarde, el Servicio de Emergencia SOS Rioja 112 comunicaba la muerte de un hombre de 63 años en una piscina particular de una vivienda en la Avenida de Madrid de Logroño.

Desde Cruz Roja han insistido en tener máxima prudencia y responsabilidad con el baño en las zonas no vigiladas o fuera del horario de control, ya que los socorristas han instalado la bandera amarilla y cuando se ha producido el suceso no había ni vigilancia ni indicaciones sobre el mar.