El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha afirmado que no teme que lo inhabiliten ni por su patrimonio en el caso de que el Gobierno central recurra a la Justicia para actuar contra los impulsores del referéndum de independencia de Cataluña.

"No hay que normalizar la idea de que la respuesta a una convocatoria de un referéndum tiene que ser la represión y la amenaza, por ejemplo, cuando alguien insinúa que perseguirán nuestro patrimonio", dijo el político de ERC en declaraciones a la emisora catalana Rac1.

"¿Qué nos quieren decir con esto? -se ha preguntado- ¿qué vendrán unos señores a mi casa y cogerán a mis hijos y los echarán de casa? Si quieren hacer esto que lo digan claramente, ¿y usted cree que la sociedad catalana del siglo XXI permitirá que cojan a mis hijos, que tienen 4 y 2 años, respectivamente, y los echen a la calle?", se preguntó.

Según Junqueras, los independentistas no pueden "sucumbir a la presión, al insulto y a la amenaza" porque, el día en que alguien un miembro del Govern ceda, no habría "ninguna garantía de que después quisieran hacer lo mismo con el resto de ciudadanos".

"Querellas no nos faltarán"

"No estoy aquí para evitar que me inhabiliten. A mí no me echaría de menos nadie", señaló el vicepresidente antes de añadir que él está en el Govern porque "siempre" ha creído en lo que hace. "Sé que desde el Estado nos lo pondrán difícil. Querellas no nos faltarán", insistió sobre los impulsores del referéndum.

Sobre la posibilidad de que ERC cree una "caja de resistencia" para pagar multas y sanciones, Junqueras no ha aclarado si ya existe o no, o si está previsto crearla, si bien ha recalcado que su partido siempre ha sido "solidario" con sus cargos público.