"Así la convoco, a una constituyente por la independencia y soberanía y que Europa diga lo que quiera decir, no nos importa lo que diga Europa".

De esta forma contestó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a las advertencias de la alta representante de Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini, sobre la posibilidad de que las potencias del Viejo Continente apliquen sanciones al país si continúa con el proceso constituyente con el que el chavismo quiere esquivar el control del parlamento nacional.

Maduro llamó "insolente" a Mogherini y señaló  que Venezuela es soberanaMogherini había señalado, tras conocer el resultado del referéndum convocado por la oposición -en el que el 98% de los participantes se declaró en contra de la reforma constitucional- de que la UE maneja "todas las opciones". "Espero que el tiempo de ahora al 31 de julio pueda utilizarse sabiamente para buscar la unidad del país y evitar cualquier otra escalada", indicó la política italiana respecto a la fecha para la que Maduro a convocado a la Asamblea.

"Insolente, ¿qué creen que nosotros estamos en 1809? (cuando) recibíamos órdenes de los imperios europeos, Venezuela es un país libre, soberano. Te equivocaste con el país. Venezuela no es colonia de la Unión Europea", le respondió el dirigente latinoamericano.

Dastis pide medidas coercitivas

El ministro español de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, defendía, igualmente, que Europa aplicase medidas coercitivas sobre el Ejecutivo venezolano si este no rectificaba. "Nosotros siempre hemos dicho que la Asamblea Constituyente no es el futuro, que el futuro es cumplir la Constitución que se dieron los venezolanos en su momento", explicó a su llegada a Bruselas, donde intervino en el Consejo de ministros de Exteriores.

EE UU también ha instado a Maduro a dar marcha atrás. El portavoz de la Casa Blanca, Ben Spicer, condenó la "violencia" contra los manifestantes y exigió la convocatoria de "elecciones libres y justas".

La Mesa de Unidad Nacional de Venezuela (MUD), que agrupa a los partidos de la oposición, exigen que esas elecciones den paso a un gobierno de unidad nacional. En caso contrario, amenaza con "profundizar el conflicto" hasta "conquistar la libertad".