"Lisa pudo haber sido uno de esos espectros históricos, uno de los fantasmas del arte. Sin embargo, Lisa es ahora un artista que ha dejado la periferia del olvido para incorporarse a la corriente dominante; expuesto en museos, presentado en galerías, creador fetiche para los coleccionistas. Pero igualmente podría haber sido víctima del abandono y del olvido". Así resume el profesor de Historia del Arte Edward J. Sullivan de la New York University, la curiosa trayectoria del pintor argentino de origen español Esteban Lisa (Hinojosa de San Vicente, Toledo, 1895-Buenos Aires, 1983).

Sullivan es autor del ensayo principal del catálogo que la Fundación Juan March ha publicado con motivo de la exposición Esteban Lisa: el gabinete abstracto, una pequeña exposición que puede verse hasta el próximo 3 de septiembre en el Museo de Arte Abstracto Español en Cuenca y que tiene como objetivo descubrirnos el personal universo de este artista pionero de la abstracción en Latinoamérica y España.

Lisa es uno de tantos artistas a los que el éxito y el reconocimiento les llegó de forma póstuma. Empleado de correos y profesor particular de dibujo y pintura y en una escuela nocturna para adultos, nunca quiso exponer ni vender su obra en vida preocupándose más por la formación de sus alumnos que por la proyección de su propia carrera.

Descubriendo artistas latinoamericanos

Los trabajos de Lisa pasaron del desconocimiento casi absoluto al reconocimiento tras su muerte en la década de los 80

La pequeña muestra de la Fundación Juan March –con la que estrena una nueva serie de exposiciones dedicadas a varios nombres de la plástica latinoamericana del siglo XX- está compuesta por una selección de 37 obras realizadas entre 1930 y 1968. La muestra incluye obras sobre papel y cartón de pequeño formato así como documentación diversa procedente en su mayor parte de colecciones particulares.

Las obras han sido seleccionadas siguiendo un criterio cronológico y explorando los diferentes temas que tocó el artista. Desde los pequeños paisajes y algunos bodegones figurativos de sus inicios, a las composiciones geométricas y su evolución posterior al lirismo expresionista de sus últimas composiciones. Tras su paso por Cuenca, viajarán al McMullen Museum of Art del Boston College, en Boston, del 15 de septiembre al 10 de diciembre.

Los trabajos de Lisa pasaron del desconocimiento casi absoluto al reconocimiento tras su muerte en la década de los 80. Su obra fue incluida, entre otras, en la muestra colectiva América fría. La abstracción geométrica en Latinoamérica (1934-1973) organizada por la Fundación Juan March en 2011, y en monográficas internacionales en países como Argentina, Estados Unidos, España, Reino Unido o Alemania.

La exposición se acompaña de una publicación en dos ediciones, española e inglesa, que reúne, además de una cronología y una bibliografía del artista, un texto de Rafael Argullol a propósito del ensayo de Lisa Kant, Einstein y Picasso (publicado originalmente en 1956 y del que se incluye una reproducción semifacsímil) así como el ensayo del profesor Sullivan.