La historiadora británica Mary Beard, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales de 2016, se ha visto envuelta en una "tormenta" de críticas por afirmar que la "diversidad étnica" era común en las islas británicas en la época del Imperio Romano.

La Universidad de Cambridge, donde es catedrática, expresó este lunes su respaldo oficial a la historiadora, que ha denunciado en una columna en la revista The Times Literary Supplement que ha sufrido "ataques" y un "torrente de insultos agresivos" en las redes sociales.

La polémica comenzó cuando Beard defendió un vídeo educativo de la cadena pública BBC sobre los romanos en la antigua Britania, en el que uno de los legionarios de alto rango que aparece es negro, una interpretación que la conocida divulgadora del mundo clásico considera "bastante acertada".

"La evidencia de que Britania era en efecto una sociedad multiétnica es abrumadora", señala la universidad en una nota que incluye cinco referencias bibliográficas de consulta.

Personajes conocidos como la escritora J.K. Rowling, la política laborista Diane Abbott y la exbecaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky, conocida por su relación con el expresidente de EE.UU. Bill Clinton, han apoyado públicamente asimismo a Mary Beard.

Las críticas, sin embargo, han arreciado en la red, donde el ensayista Nassim Nicholas Taleb, conocido por su libro superventas The Black Swan, ha cargado las tintas contra la historiadora y el vídeo divulgativo sobre Britania.

"La BBC estaba aplicando cuotas de manera retroactiva (realmente retroactiva)", escribió en su blog el académico, que en enero ofreció en la Universidad de Cambridge una charla sobre "eventos extremos y cómo convivir con ellos".  Taleb criticó lo que él considera la "policía de lo políticamente correcto" y sentenció que "la academia está muerta en el Reino Unido".

La divulgadora considera que el soldado negro de alto rango representado en la BBC puede estar basado en Quintus Lollius Urbicus, que llegó a ser gobernador de Britania, provincia romana en isla de Gran Bretaña, entre los años 139 y 142 después de Cristo.