"Ciudadanos no hace política de fichajes y menos para un cargo determinado. La afiliación del exsubsecretario de Industria y exdelegado de Gobierno, Enrique Hernández Bento, ha sido revocada porque su historial y su trayectoria política podría ser contradictoria con las propuestas de regeneración democrática de Cs", aseveró Rodríguez.

Asimismo, añadió que en lo que se refiere a Hernández Bento "no ha habido ninguna reunión del Comité Ejecutivo con el exdelegado del Gobierno, ni se ha autorizado a nadie en representación de la dirección nacional", según informó Cs en nota de prensa.

En cuanto al expresidente del Cabildo de Gran Canaria y su hijo, José Miguel Bravo de Laguna y Lucas Bravo de Laguna, ambos también han sido militantes del PP y han ostentado cargos de representación, Melisa Rodríguez ha indicado que "no hay proceso de afiliación", incidiendo en que "Ciudadanos no permite la coalición con otros partidos políticos y tampoco la doble afiliación".

Sin embargo, sí reconoció que se han producido "reuniones informales" con Unidos por Gran Canaria (UxGC) y su líder José Miguel Bravo de Laguna -que formó UxGC para concurrir a las últimas elecciones autonómicas- para analizar asuntos de la actualidad política, al igual que aseguró que "se ha hecho con otros partidos a nivel insular, regional o nacional".

De todos modos, recordó que Cs funciona por primarias aunque admitió que los Estatutos establecen que para circunscripciones menores de 400 afiliados no se hacen primarias, algo sobre lo que dijo que se tendrá que decidir cuáles son los procesos pero, insistió, en que "no se ficha a nadie para un cargo determinado".

"DESFACHATEZ" DE CC

Por otro lado, Rodríguez se refirió a la moción de censura que la oposición en el Ayuntamiento de Icod de los Vinos (Tenerife) ha puesto contra el alcalde de CC, Francisco González, considerando una "desfachatez" que Coalición Canaria (CC) condicione esta situación a retirar su apoyo al Gobierno central.

Añadió que entiende ese condicionamiento como "una desfachatez y algo impresentable que el partido que gobierna las islas pueda decir o insinuar que los Presupuesto Generales del Estado (PGE) de 2018 van a estar en vilo por una moción de censura en un municipio de 20.000 habitantes".

En este sentido, cuestionó si CC "todavía no entienden que la política de los caciques ya ha terminado". De todos modos, recordó que CC en Icod de los Vinos aprobó en 2016 unos presupuestos en Junta Local, "procedimiento que ha sido declarado anticonstitucional".

"Cuando uno no quiere negociar y no está dispuesto a hablar, cuando uno cree que se puede seguir aplicando las viejas políticas caciquiles no sólo en Canarias sino amenazando a nivel nacional con retirar apoyo, se está perdiendo el origen, apuntilló.

Finalmente, dijo echar "en falta más valentía" para abordar la reforma electoral canaria, apuntando que parece que "se está haciendo con la calculadora en la mano".