Iñigo Insausti Gorbea, clínico del Servicio de Radiología Vascular Intervencionista, ha sido el encargado de recoger el galardón de mejor comunicación oral en Vitoria durante el XV Congreso de la SERVEI.

La Sociedad ha reconocido "el ensayo clínico aleatorizado y multidisciplinar que evalúa los resultados en términos de eficacia y seguridad de la novedosa técnica de embolización prostática frente a la clásica intervención quirúrgica que es la resección de la próstata".

El estudio se realiza conjuntamente entre los servicios de Urología y Radiología Vascular Intervencionista del CHN y está promovido por el centro de investigación biomédica Navarrabiomed, siendo el investigador principal el urólogo Saturnino Napal Lecumberri, ha explicado el Gobierno navarro en un comunicado.

La embolización prostática es una técnica innovadora que se realiza a los pacientes con hiperplasia benigna de próstata (HBP) cuando sus síntomas urinarios no mejoran tras el tratamiento médico habitual. La HBP es una afección con una elevada prevalencia (90%) en pacientes varones de edad avanzada.

Se realiza en muy pocos centros sanitarios del mundo y su ventaja principal es que se efectúa a través de una punción de la arteria femoral en la ingle, con anestesia local. Utilizando rayos X como guía, se realiza el cierre de las arterias que nutren a la próstata, consiguiendo de esta forma que se reduzca el tamaño de la próstata y, por consiguiente, lograr la mejoría en los síntomas derivados del crecimiento benigno de próstata, ha destacado el Ejecutivo foral.

Actualmente ha finalizado el periodo de reclutamiento de pacientes y la mitad de ellos ya han completado su participación en el ensayo. Los resultados preliminares apuntan que la técnica de embolización prostática es igual de eficaz para el control de los síntomas urinarios que el tratamiento quirúrgico habitual (resección transuretral de la próstata).

Además, se cree que la técnica, menos invasiva, reportará beneficios directos al paciente: mayor comodidad, menor tiempo de hospitalización y menores complicaciones derivadas de la cirugía, ha resaltado el Gobierno.

El equipo del CHN y Navarrabiomed confía en que a partir de marzo de 2018 se dispondrán de todos los datos de la investigación con el objetivo de extraer las conclusiones finales. Esta nueva técnica podría incorporarse a la práctica clínica asistencial en los próximos años.