Miembros del PAR se ha reunido con los representantes sindicales de los trabajadores de Avanza Zaragoza (anterior AUZSA), al objeto de testar la situación actual del servicio publico municipal del autobús.

La reunión mantenida por los representantes del PAR Sergio Larraga y Lorenzo Gastón, con miembros sindicales de los trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de autobús urbano, ha concluido con una serie de conclusiones importantes tras cambiar impresiones y fijar posiciones en relación a diversos aspectos de este servicio público municipal.

Así, en primer lugar, PAR Zaragoza ha señalado que "no se entiende esta decisión (excusada por el equipo de gobierno en que se está esperando la llegada de los buses híbridos) que afecta directamente a la calidad del servicio del autobús urbanos a los zaragozanos. Se trata de una falta de previsión que, finalmente, repercute negativamente a los usuarios".

Desde el PAR Zaragoza han recordado, además, que en los últimos años, la antigüedad máxima de estos vehículos fijada en los pliegos ha pasado de 12 a 14, y de 14 a 16 años. "Carece de justificación, en este contexto, ampliar un año más por falta de previsión", han estimado.

DERECHOS LABORALES

Por otro lado, PAR Zaragoza ha mostrado su preocupación por los continuos incidentes en forma de incendios de autobuses o averías graves de vehículos (la última, esta pasada noche en Sagasta) que se están ocasionando en los últimos tiempos.

"Más de 20 vehículos incendiados y numerosas averías, podrían denotar que el mantenimiento en condiciones de estos vehículos es complicado y que debería realizarse de una manera más efectiva. Sin embargo, permitir autobuses con 17 años, no ayuda para nada en este objetivo. Deben incrementarse las inspecciones sobre el estado de los vehículos para el servicio, al objeto de dotar de mayor seguridad a trabajadores y usuarios", ha esgrimido el PAR.

Por otro lado, en la reunión mantenida con los representantes de los trabajadores, también se han abordado asuntos de carácter laboral, como el desarrollo de medidas de conciliación, o la situación actual de construcción de los servicios al final de línea que han sido reclamados por los trabajadores y asumidos por el Ayuntamiento, aunque "algunos aún se encuentran pendientes de realización, a pesar de haber cumplido el plazo previsto el pasado 31 de diciembre de 2016", han matizado.

Tras recordar la huelga del pasado año de los trabajadores de esta contrata municipal, el PAR Zaragoza ha considerado que "es esencial evitar que este tipo de situaciones se vuelvan a repetir por dos razones".

En primer lugar, por el buen desarrollo de las relaciones entre empresa y trabajadores, y en el respeto a los derechos laborales. En segundo lugar, también para que los zaragozanos "no vuelvan a ser afectados por un conflicto laboral en un servicio público municipal fundamental, como el autobús urbano".

En este sentido, desde PAR Zaragoza han anunciado que adoptarán una "posición vigilante, al objeto de que los derechos de los usuarios y los trabajadores sean respetados", han concluido.