El primero de los avisos a la Policía por parte de los socorristas se produjo a las 18.30 horas en la Playa del Galúa en La Manga, cuando los vigilantes advirtieron a un bañista, al parecer extranjero, de que saliera del agua, haciendo este caso omiso.

El segundo tuvo lugar sobre las 19.35 horas, en la playa del Zeus, también en La Manga, y en este caso tuvieron que intervenir los socorristas para ayudar al bañista, también extranjero, a salir del agua.

Una vez formulada la denuncia, ahora se seguirá el procedimiento sancionador. Hay que destacar que el importe de la sanción, por tratarse de falta grave, va de 750 a 1.500 euros.