"No tengo ningún problema en que los sindicatos hablen con el consejero", ha señalado García-Page en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, tras comprobar que "hay gente" a la que "le suscita dudas ese debate".

El propio titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha negado este mismo viernes que esa enmienda se refiera a "sobresueldos" y ha indicado que lo que trata es de "no perjudicar la carrera profesional de aquellos funcionarios que acceden a un puesto de responsabilidad en la Administración regional".

Al respecto, García-Page ha indicado que en sus conversaciones con los sindicatos hablan "muy habitualmente de lo que supone ser funcionario cuando luego pasan a la administración pública", y ha incidido en que por ello su pretensión es "que no haya privilegios y prejuicios".

"LOS NOMBRAMIENTOS DE PODEMOS SON DE PODEMOS"

En este contexto y preguntado por cuántas personas entrarán al Ejecutivo acompañando a los dos miembros de la formación morada, el vicepresidente segundo, José García Molina, y la consejera encargada de coordinar el Plan de Garantías, Inmaculada Herranz, ha señalado que "los nombramientos de confianza de Podemos son de Podemos".

Según ha explicado, tanto García Molina como Herranz estarán acompañados de aquellas personas que tenga previsto la ley, porque "cada consejero, cargo y miembro del Gobierno tiene su personal de apoyo", pero ha destacado que esa nómina en Castilla-La Mancha es "muy restrictiva".