Esta medida está motivada por la escasez de recursos que padece la cuenca del Segura, en situación de sequía, y se suma a las numerosas medidas que el Gobierno de España ha adoptado desde el inicio de la sequía para paliar sus efectos incrementando la disponibilidad de agua.

El volumen adicional de agua que se pondrá a disposición del regadío será posible gracias a la reasignación de recursos hídricos, realizada recientemente por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), y los acuerdos y adendas a convenios que suscribirá la sociedad estatal Acuamed con las comunidades de regantes que han recibido los recursos disponibles (las de Águilas, Pulpí, Lorca, Puerto Lumbreras y Totana).

La cuenca del Segura cuenta con un Real Decreto de sequía en vigor que contempla medidas extraordinarias para la obtención de recursos que garanticen el abastecimiento y el mantenimiento de la actividad socioeconómica de la cuenca.