En concreto, fueron denunciados mediante fotograma un total de 648 vehículos. De ellos, a 175 se les retiraron puntos por superar los 151 kilómetros por hora. Por su parte, 473 conductores fueron denunciados pero no vieron reducidos sus puntos por circular entre 141 y 150 kilómetros por hora.

La velocidad máxima que detectó la Policía Foral en un vehículo fueron los 183 kilómetros por hora. En total, el cuerpo policial retiró 350 puntos a los conductores interceptados.