Los hechos se desencadenaron tras la llamada al teléfono 091 debido a la activación de una alarma en un negocio del barrio capitalino de Triana. Los funcionarios policiales que se desplazaron al lugar pudieron observar cómo la puerta del establecimiento estaba fracturada, el interior revuelto y la caja registradora sustraída.

Varios minutos después se recibió una nueva llamada del personal de un parking cercano comunicando que habían encontrado una caja registradora vacía bajo un vehículo allí estacionado.

Los investigadores policiales, con la ayuda de las grabaciones de seguridad del establecimiento, lograron determinar la participación en el robo de dos individuos que fueron localizados y detenidos, el primero en Las Palmas de Gran Canaria y el segundo en Maspalomas.

Instruido el correspondiente atestado policial, los detenidos fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente. La intervención policial fue llevada a cabo por agentes del Grupo de Investigación de la Comisaría de Distrito Sur de Las Palmas de Gran Canaria y de la Comisaría de Maspalomas.